Contáctanos

Agricultura

Alianzas intersectoriales de Agricultura, Salud y Medio Ambiente

El subsecretario de la Sader, Víctor Suárez, afirmó que la interacción sectorial se fortalece para tomar medidas que permitan revertir la crisis de salud pública que vive el país.

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La situación de salud en México, con epidemia de obesidad y sobrepeso, y las enfermedades crónicas asociadas -diabetes, síndrome metabólico e hipertensión, presentes incluso en las poblaciones infantil y agudizada en la rural-, llegó a un punto inaceptable, por lo que el gobierno federal estableció un estrecho vínculo entre las autoridades de Salud, de Agricultura y de Medio Ambiente para atender el tema, que avanza con medidas concretas para revertir las tendencias alimentarias nocivas.

Un elemento que diferencia al gobierno actual de sus antecesores es que las decisiones de política pública se están tomando con independencia del poder económico, afirmó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Suárez Carrera.

Al participar en la tercera conferencia del ciclo Autosuficiencia Alimentaria e Innovación Tecnológica con Prácticas Sustentables, abundó que “en los pasados gobiernos pudo haber diagnósticos que evidenciaran la crisis de salud pública, pero el poder político estaba capturado por los intereses de la industria”.

Afirmó que el Grupo Intersecretarial de Salud, Alimentación y Medio Ambiente (GISAMA) está dando pasos para su formalización y así dar sustento legal a sus decisiones. “Buscamos un sistema agroalimentario justo, saludable y sustentable”, agregó.

En el encuentro, el investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, Abelardo Ávila Curiel, informó que hace décadas se pronosticaba la tendencia a la obesidad de la población por la penetración de alimentos procesados con altos contenidos de azúcar, sodio y grasas saturadas en el mercado, incluso en zonas rurales y pobres y en los entornos escolares.

“Permitimos la hipertrofia de un sistema alimentario que tiene un volumen de ventas de 80 mil millones de dólares en México, con políticas fiscales de consolidación, de condonación de impuestos, con publicidad desproporcionada”, detalló.

Ante esta situación, el gobierno no tomó decisiones. Hoy se tienen avances sólidos, como el que “después de años de lucha de organizaciones civiles en pro de la alimentación sana y tras horas de diálogo en una mesa para modificar la Norma Oficial Mexicana 051, de etiquetado, se ha logrado que la industria acepte la etiqueta octagonal de advertencia frontal sobre la presencia alta de azúcares, sodio, grasas y grasas saturadas, y de alimentos no recomendables para los niños”, subrayó.

Para que esta definición normativa quede en firme, dijo, lo que viene ahora es una consulta pública.

Paralelamente, se trabaja en la modificación de la Ley General de Salud que considere a este etiquetado. “Así tendremos un acto de ejercicio de la autoridad, que es la responsable de garantizar la salud pública”, lo que será un primer paso para que los niños puedan entender los etiquetados y para que se elimine de la publicidad el uso de personajes que abusan de la fantasía infantil, sostuvo Ávila Curiel.

“Falta más por hacer, como es rescatar en nuestros hábitos alimenticios todo aquello que no está etiquetado, lo que produce la agricultura campesina, además de generar programas de vigilancia epidemiológica, avanzar en la agricultura sustentable, cambiar el ambiente de las escuelas y sus entornos -que hoy es obesigénico-, pero vamos en el camino correcto: se está dando una coordinación entre gobierno y sociedad. Tenemos la conciencia de que estamos haciendo lo que debió iniciar hace 50 años”, apuntó.

Ávila Curiel, quien ha sido responsable de las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición (Ensanut) que miden la talla y peso de los niños, indicó que la falta de acción gubernamental para enfrentar la desnutrición infantil propició su aumento, añadió.

Precisó que la tendencia de abatimiento de la desnutrición que ocurre en México registra fundamentalmente lo que ocurre en zonas urbanas.

En las zonas indígenas y rezagadas, como la Montaña de Guerrero y lugares de Oaxaca y Chiapas, la desnutrición infantil y mortalidad sigue siendo extremadamente alta y grave, misma condición de hace 50 años. Si bien se observan niños con talla baja y peso alto, esto revela obesidad y desnutrición, subrayó.

“Tenemos una obesidad que golpea a la pobreza. Entre 2002 y 2012, impulsado por las transferencias condicionadas del programa Prospera, la población duplicó su consumo de productos chatarra. La Ensanut 2016 reveló que las mujeres en edad reproductiva en el medio rural tienen más tendencia a la obesidad que en el medio urbano y la obesidad viene acompañada de daño a la salud. Los datos de defunciones por diabetes son evidentes: en 1970 morían 36 personas por cada cien mil y en 2015 la tasa ya era de 129”, advirtió.

El presidente de la Fundación Valle La Paz, del Estado de México, Dieter le Noir Guyot, habló de la relación entre la salud de los recursos naturales y la interna de los humanos.

Observó que siete de cada 10 mexicanos mueren por un síndrome metabólico, por la mala calidad de los alimentos que consumimos. “Tenemos que recapacitar y entender que los alimentos procesados son la causa y que no habrá sistema de salud ni dinero que puedan arreglar el desajuste, por lo que tenemos que aplicar un cambio”, sugirió.

“México es el cuarto país megadiverso del planeta y contamos con alimentos y plantas que nos podrían permitir salir de la crisis. Esos alimentos son los que debemos cultivar, para cultivar nuestra tierra y cultivarnos interiormente en salud. Tenemos un bono demográfico, pero si se mantiene la tendencia en la que vamos ocurrirá que la gente no podrá trabajar por problemas de hipertensión, cardiovasculares o diabetes. Queremos que los jóvenes entren al mercado laboral con vitalidad, fuerza y menos necesidad de sistemas de salud”, finalizó Le Noir.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

El campo imprescindible para la recuperación económica

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Ante la emergencia sanitaria, la actividad agrícola ha sido parte de la solución y un eslabón imprescindible en el proceso de recuperación económica y bienestar social del continente americano, subrayaron los ministros y secretarios de Agricultura de la región.

Al celebrarse la Tercera Reunión Hemisférica de los titulares de Agricultura, la delegación mexicana destacó la importancia de fortalecer la cooperación internacional, la vinculación tecnológica en la agricultura y el comercio complementario regional, como elementos esenciales en la transformación de los sistemas alimentarios.

Con la representación de México, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, afirmó que fortalecer los sistemas alimentarios requiere de esfuerzos globales que permitan la reactivación económica y otorguen oportunidades de mejores ingresos, en especial, para los productores de pequeña escala.

Sostuvo que la agricultura es un sector altamente resiliente y muestra un crecimiento dinámico en México y a nivel global, por lo que es prioritario incorporar la innovación, la ciencia y la tecnología en los procesos del campo y la pesca.

 

La cooperación y la investigación internacional son eje fundamental para contribuir a mantener el acceso a alimentos sanos, nutritivos y suficientes, subrayó en el encuentro hemisférico.

Derivado de estas reuniones internaciones, dijo, hemos trabajado para mantener el adecuado funcionamiento de los mercados y las cadenas de abastecimiento.

Mantener la cadena productiva y de comercio abierto ha sido posible con la aplicación transparente de las medidas sanitarias y evitando obstáculos innecesarios, reiteró.

Llamó a sus homólogos a continuar en el camino de desarrollar acciones en apoyo a estos principios y de esta forma crear sistemas alimentarios más sustentable.

“Nuestro mundo enfrenta actualmente uno de los mayores retos en la historia moderna de la humanidad, que además de una crisis sanitaria y económica, ha traído una obligada reconfiguración de todos los sistemas de producción, distribución y consumo”, expuso.

En el espacio de diálogos en la Subregión Norte, integrada por Canadá, Estados Unidos y México, la encargada de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura  y Desarrollo Rural, Lourdes Cruz Trinidad, indicó que la seguridad alimentaria y el rescate de las zonas rurales agrícolas en dificultades son el objetivo principal de las políticas públicas del Gobierno mexicano.

“Tenemos que trabajar juntos, como un bloque en América del Norte, para promover el uso eficiente de la tecnología y las innovaciones productivas como motor para promover la seguridad alimentaria y la generación de ingresos en las zonas rurales”, apuntó.

Precisó que México, Canadá y Estados Unidos deben mantener un diálogo constante y dinámico para mantener las fronteras abiertas con el fin de garantizar la disponibilidad y acceso de los alimentos para nuestros consumidores.

La Tercera Reunión Hemisférica de Ministros de Agricultura y Secretarios de Agricultura estuvo enfocada en el diagnóstico exhaustivo de la situación actual de los sistemas agroalimentarios en los 35 países del continente americano, con énfasis en los productores de pequeña escala, quienes han sido los más expuestos a los efectos de la pandemia.

En el encuentro coordinado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) se abordó el camino hacia las nuevas iniciativas para la recuperación de los sistemas agroalimentarios, la seguridad alimentaria de las poblaciones, la agricultura y el sector rural.

Continuar leyendo

Agricultura

Protegen identidad genética de pitayas

Published

on

GUADALAJARA, JAL. – El panorama para la producción de pitaya jalisciense sigue con novedades positivas. Además de las obras del Corredor Pitayero en la Región Lagunas para mejorar su comercialización, también se tienen en marcha las gestiones para la protección de la identidad genética de algunas variedades de esta cactácea de gran peso socioeconómico en esta comarca y otras regiones del agro estatal, según lo comunicó el responsable del despacho de la Secretaría Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), Salvador Álvarez García.

Puntualizó que el impacto estas obras del corredor, situado en los municipios de Amacueca y Techaluta, se verá en esta temporada de venta de pitayas, cuya producción se tendrá en pleno a fines de este mes y hasta que lleguen las lluvias.

Por su parte, el director de Fomento Hortofrutícola de la SADER Jalisco, Néstor Olivares Mora, refirió que el tema de la identidad genética supone registrar algunas variedades ante el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS) del gobierno federal, para prevenir que en otras partes del país o del mundo se las adjudiquen como especies propias.

Las variedades que se pretende blindar con el registro del SNICS son las que llevan los nombres populares de Mamey, Tenamaxtle, Amarilla (color naranja débil), Blanca ácida, Morada y Blanca, todas ellas del género Stenocereus.

 

Expuso que luego de un trabajo de campo y de sistematización de información, ya se tienen en marcha las gestiones necesarias: “De parte de la academia han tenido esa incursión para blindar la genética de las pitayas y no dejar libre esa ruta, porque en otros países podrían utilizar la genética para propagarla”.

Olivares refirió que en el trabajo técnico sobre la genética de las pitayas jaliscienses, se ha tenido trabajo de extensionistas y de investigadores de esta cactácea, como el caso de Juan Florencio Gómez Leyva y su equipo del Instituto Tecnológico Agropecuario (ITA) de Tlajomulco.

Gómez Levya detalló que además del trabajo de sistematizar la información para su entrega al SNICS, también se ha trabajado en acciones encaminadas a brindar apoyo a los productores pitayeros. Como ejemplo en este punto, citó la elaboración de un biopolímero que impregna la cáscara de la pitaya y le brinda mayor vida de anaquel, de modo que se reduce la caducidad.

Asimismo, indicó que se ha trabajado en la propagación de metodologías agronómicas ligadas a la agricultura orgánica para incidir en un enfoque sustentable.

Por cierto, los parajes pitayeros jaliscienses se concentran en la Región Lagunas, particularmente en Techaluta de Montenegro, Amacueca, Teocuitatlán de Corona y Zacoalco de Torres, por mencionar algunos municipios. Aunque también hay en otras latitudes, como en el famoso Llano en Llamas.

A su vez, el extensionista Ricardo Navarro Hernández comentó que ya son 20 años en los que se ha avanzado gradualmente en la tecnificación de la pitaya en la Región Lagunas, lo que registra avances importantes en reducir el tiempo de aprovechamiento de las plantas con técnicas de mejoramiento de suelos y fertilización. Aunque reconoció que hay el reto de socializar lo más posible estos a avances.

Añadió que ha sido notoria la actuación de la SADER Jalisco con mantener el extensionismo y llevar esquemas de apoyo a otras regiones con potencial pitayero, como fue el Programa de Desarrollo Territorial (Prodeter) de 2019 al municipio  de Zapotitlán de Vadillo.

Navarro Hernández destacó la relevancia de la protección legal de la genética de las pitayas, algo que ya se hizo en Oaxaca, entidad líder en volumen de producción, seguida de Jalisco.

Continuar leyendo

Agricultura

Productos hidrocálidos en Ranking nacional

Published

on

AGUASCALIENTES, AGS. – Un total de 14 productos del campo de Aguascalientes se encuentran posicionados dentro de los 10 primeros lugares en el Ranking Nacional de Producción Agropecuaria, de acuerdo a los datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, lo que refleja la competitividad y el trabajo que realizan las y los productores del campo de la entidad, según informó la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroempresarial.

Los productos que destacan de acuerdo a la producción en 2020 son: guayaba, cilantro, maíz forrajero, carne de pollo, uva, lechuga, coliflor, fresa, durazno, ajo, brócoli, leche, y por primera vez se incorporan el espárrago y la nuez.

 

De esta forma, la guayaba se ubica en el escenario nacional en el segundo lugar de producción con 62 mil 897 toneladas; también en segundo lugar se encuentra el cilantro con  8 mil 639 toneladas anuales.

En la tercera posición en el país está el maíz forrajero con un volumen de producción de 884 mil 560 toneladas, además de la producción de carne de pollo con 343 mil 869 toneladas al año.

En el cuarto lugar destacan la uva, lechuga y coliflor; por lo que respecta a la uva los viticultores alcanzaron una producción de 13 mil 756 toneladas, en tanto que para la lechuga fueron 79 mil 967 las toneladas obtenidas, mientras que para la coliflor fueron 7 mil 656 toneladas anuales.

La producción de fresa ocupa el quinto lugar a nivel nacional, donde los fruticultores llegaron a un volumen de producción de 3 mil 038 toneladas de producción.

El durazno, ajo y brócoli están en el séptimo lugar nacional de producción; en el durazno se producen al año 7 mil 701 toneladas y el volumen que se obtuvo en el ajo fue de 3 mil 048 toneladas y en brócoli de 16 mil 346 toneladas.

En el noveno lugar de producción están el espárrago al obtener 910 toneladas y la nuez con la producción de 568 toneladas durante el año 2020.

Finalmente, en el décimo lugar nacional se encuentra la producción de leche con 426 millones de litros.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.