Contáctanos

Agricultura

Seguridad Alimentaria meta relevante para el Gobierno de México

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – El Gobierno de México tiene como uno de sus grandes temas de atención revertir la dependencia alimentaria en granos básicos, principalmente maíz, con la participación de productores e investigadores para impulsar buenas prácticas agrícolas, tecnología, fertilización y semillas mejoradas, así como paquetes tecnológicos desarrollados por los centros de investigación en el país.

Así lo señaló el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, en la octava conferencia mensual del ciclo “Autosuficiencia alimentaria e innovación tecnológica con prácticas sustentables”.

Afirmó que hay la determinación de esta administración de reducir la importación de maíz amarillo, de uso pecuario e industrial, a través del incremento de producción y rendimientos del grano en la misma frontera agrícola, pero con el apoyo de la innovación y la tecnología.

Por su lado, el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria, Víctor Suárez Carrera, afirmó que hoy México es protagonista y pionero en una nueva revolución tecnológica, que deja atrás el modelo de revolución verde, por obsoleto.

“Esta revolución consiste en un modelo de agricultura de conocimientos integrados, donde los campesinos, los productores, conectan su conocimiento milenario con el conocimiento científico” y derivan en una forma de producir que cultiva alimentos pero también cultiva al suelo, “pues el suelo es un recurso al que debemos pagar tributo”, dijo parafraseando al científico Édgar Quero, participante también en la conferencia.

El subsecretario afirmó que este modelo (que involucra el uso de microorganismos, de compostas, lixiviados, control biológico y más, además de un diálogo constante entre productores, técnicos y científicos) tiene cuatro características intrínsecas e inseparables: es justo, pues se trata de que haya una retribución justa para los campesinos/productores en la cadena de valor; es sustentable, pues propicia la recuperación de suelos y el cuidado de los recursos naturales; es saludable, pues genera alimentos sanos para el productor, su familia y la población en su conjunto, y es competitivo.

Este modelo, que es resultado “de un esfuerzo de muchos años y que viene muy desde abajo combina mejoras en el suelo y cuidado de mantos acuíferos y simultáneamente mayores rendimientos por hectárea e ingresos”, dijo el subsecretario.

Ejemplificó con el caso de productores de Hidalgo, que apoyados por el Centro Nacional de Innovación y Transferencia de Tecnología de Hidalgo(CENITTH), de la Fundación Produce, y apoyados también por Édgar Quero, investigador de ese Centro, han pasado de cuatro o cinco toneladas por hectárea de maíz a 15 o incluso 20-22. En la propia conferencia Anwar Estrada y su padre, Óscar Estrada, dieron testimonio de ello.

En la conferencia, cuyo tema fue “Recuperemos el potencial productivo del maíz”, otro participante fue José Antonio Cueto, coordinador de Investigación, Innovación y Vinculación del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), quien habló de los desafíos del cambio climático, que propicia lluvias escasas y erráticas, y habló de las condiciones de los diferentes suelos en el país, en el marco de las posibilidades reales de elevar productividad en maíz.

Potencialidades

El secretario Víctor Villalobos aseguró que uno de los esfuerzos de la Secretaría está puesto en lograr reducir, en los próximos años, las importaciones maiceras, que actualmente suman 16 millones de toneladas.

Hay una tarea importante por hacer con el acompañamiento de todos los actores de la cadena productiva, a fin de recuperar la capacidad productiva en maíz amarillo, mejorar los rendimientos del país, cuya media nacional de producción es de tres toneladas por hectárea, apuntó.

“Tenemos que ir midiendo la capacidad de respuesta en la disminución de importaciones, en función del incremento de la producción, y esto es una meta y un reto en este gobierno, mediante una agenda de trabajo establecida para lograrlo, a favor de los productores y del país”, subrayó.

Precisó que el Gobierno de México le ha puesto particular importancia a la autosuficiencia alimentaria, disminuyendo la dependencia de los granos básicos de la alimentación, en un escenario donde somos el primer importador internacional de maíz y somos quienes lo desarrollamos y lo compartimos con el resto del mundo.

La misión, enfatizó, es disminuir la dependencia de maíz amarillo de la importación, porque somos autosuficientes en maíz blanco, con una producción promedio de 22 millones de toneladas, de las que casi un millón se han estado exportando a países como Venezuela, Colombia y Sudáfrica.

Ante productores, investigadores y funcionarios del gobierno federal, el secretario Víctor Villalobos indicó que hablar del maíz y de la necesidad de incrementar su producción nos remite a su vinculación con nuestras raíces, ancestros e identidad nacional, por lo que su cultivo y rentabilidad es parte de los objetivos de este gobierno.

“Estamos vinculados y ligados a esta especie: somos hijos del maíz. Con su domesticación y selección natural y empírica, se incidió en sus características morfológicas, del centro se México hasta Nicaragua. Hoy se cuenta con 46 diferentes razas de maíz en Mesoamérica, y en este proceso la mujer tuvo que ver en la mejora de algunas de las especies”, destacó

 

 

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Lanzan Red Mexicana de Laboratorios de Suelo

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, afirmó que el Gobierno de México fortalece la infraestructura y acciones para la recuperación y cuidado de los suelos agrícolas, ya que son determinantes para garantizar la producción de alimentos y avanzar en la autosuficiencia alimentaria.

En el marco del lanzamiento de la Red Mexicana de Laboratorios de Suelo (Mexsolan), el titular de Agricultura aseguró que se trata de una oportunidad para fomentar los mecanismos de atención en la erosión de suelos, control de quemas de esquilmos agrícolas y manejo adecuado de fertilizantes.

En evento virtual, celebrado con motivo de la semana de actividades para conmemorar el Día Mundial del Suelo, subrayó que en el estudio y atención de los suelos agrícolas trabajan productores, investigadores, organismos nacionales e internacionales y autoridades para coadyuvar en la salud de este recurso natural.

Dijo que se ha hecho poco en el tema de agua y suelo, pero hoy se retoma la importancia de estos dos elementos que proporcionan los nutrientes a las plantas y “que de no ponerle la atención adecuada, seguramente merme la producción de alimentos en un futuro cercano”, indicó.

Villalobos Arámbula resaltó que es esencial el acompañamiento técnico para el manejo sustentable de los suelos, con acciones vinculadas con la ciencia e innovación y análisis físicos, químicos y biológicos, con el fin de tener un mejor manejo de insumos y de prácticas agrícolas que hagan de los suelos una fuente de nutrientes y alcancen mayor fertilidad.

Celebró la operación de esta red de laboratorios vinculados al sector público y privado para hacer los análisis correspondientes y superar el impacto de los insumos, ya que estudios indican que el 40 por ciento de los fertilizantes no son efectivos, al no tener un análisis de suelos.

Avalados por FAO, la Mexsolan generará información de impacto en la productividad y salud de los suelos

Con el liderazgo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a través de la Alianza Mundial por el Suelo, sumamos a una mejor actividad agrícola, con la instalación de la Red Mexicana de Laboratorios del Suelo, compuesta por 30 laboratorios registrados y la incorporación paulatina de otros, para generar información en beneficio de la salud de los suelos y la productividad en el campo, aseveró el titular de Agricultura.

La directora general de Políticas, Prospección y Cambio Climático, Sol Ortiz García, abordó los trabajos impulsados por la Alianza Mundial por el Suelo, que reflejan las acciones llevadas a cabo con fundamento en la ciencia y la innovación a favor de los suelos agrícolas y en beneficio de los productores.

Con esta iniciativa, dijo, se fortalece al sector agrícola del país y México aporta al ámbito mundial en la materia, en coordinación con la Alianza Mundial por el Suelo, creada en 2012 por la FAO, que es una asociación interactiva que atiende los servicios ecosistémicos que aportan los suelos y que está integrada por socios que son gobiernos, asociaciones científicas y centros de investigación, entre otros.

Comentó que entre los trabajos realizados en la Alianza por el Suelo de América Latina y el Caribe (ASLAC), como una de las siete alianzas regionales, destacan el Atlas de Suelos de la Región, Mapas de Salinidad y de Captura de Carbono y el primer programa piloto de Doctores del Suelo, siendo agricultura el punto focal nacional ante la Alianza Mundial.

La representante de la Red Mundial de Laboratorios de Suelos (GLOSOLAN), Lucrezia Caon, informó que con su creación, en 2017, la red surge para armonizar los métodos y datos de los laboratorios de suelos y desarrollo de capacidades, así como para la dotación de equipo y capacitación de personal, con el fin de fomentar y apoyar el establecimiento de redes nacionales.

Adicionalmente, abundó, se cuenta con 762 laboratorios registrados en el mundo y, en Latinoamérica, sobresalen los avances en el rubro de México y Brasil, y entre sus actividades están organizar capacitaciones y mantener actualizada la página web de las Redes Nacionales de Laboratorios de Suelo (NASOLAN).

El presidente de la Red Mexicana de Laboratorios de Suelos, Armando Guerrero Peña, expuso que el primer laboratorio del país en su tipo fue en 1901 y dio origen al Departamento de Suelos, que al día de hoy genera datos confiables y comparables, con un control de calidad y una norma oficial mexicana para ello.

El también académico del Colegio de Postgraduados (Colpos) señaló que ya se realizan trabajos de asesoría para el análisis de suelo en la recuperación de áreas agrícolas en el estado de Chiapas, y la Red Mexsolan en este año se conecta con GLOSOLAN, y en julio de este año se hizo la designación de laboratorio oficial de manera nacional, a través del Punto Focal Nacional.

Anunció que el grupo directivo se compone con el Punto Focal ante la Alianza Mundial por el Suelo de la FAO en México, por la especialista Sol Ortiz García; el presidente del Laboratorio Nacional de Referencia, Armando Guerrero Peña, y como secretaria Lorena del Carmen Hernández Nataren (laboratorio privado), entre los vocales está el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

En su calidad de asesor de la Red y encargado del Laboratorio Químico Ambiental y Fertilidad de Suelos, Jorge Etchevers Barra, resaltó que después de 40 años se ve el interés de las autoridades por atender este recurso, que es un medio vivo que debe preservarse como un soporte de cultivos y por su impacto multifuncional en los ecosistemas.

Apuntó que estos análisis permiten determinar la composición biogeoquímica y la interacción de componentes, a efecto de tomar las decisiones para el manejo de cultivos, particularmente en fertilización, estado nutricional y clasificación de suelos, toda vez que un tercio de todos los terrenos con sistemas de riego presentan afectación por sales y uso excesivo de fertilizantes.

El encargado de la Coordinación General de Agricultura, Santiago Argüello Campos, precisó que con esta iniciativa se resuelven costos de producción y fertilidad, como una muestra de la nueva política de México en la atención de los suelos para garantizar la productividad, las metas de autosuficiencia alimentaria y contribuir a la seguridad alimentaria del mundo.

Ahora, dijo, se cuenta con áreas especializada en aguas y suelos, además la de fomento agrícola nacional e hizo un reconocimiento a los organismos participantes y a GLOSOLAN, como resultado de la colaboración institucional y el aprovechamiento de los bienes públicos a favor del campo y sus productores.

Continuar leyendo

Agricultura

Senado de la república espera buen 2022 para el Agro

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La producción agropecuaria, pesquera y acuícola del país en 2022 se espera con buenos resultados, dada la temporada de lluvias que se ha tenido, con la consecuente disponibilidad de agua en presas y acuíferos, el acompañamiento de los bienes públicos y los programas prioritarios, aunado a la estrategia de diversificación de mercados, aseguró el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula.

En reunión de trabajo con integrantes de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado, el funcionario federal resaltó que con base en el trabajo de las y los productores se va a continuar por el camino del crecimiento sectorial, con avances en la seguridad alimentaria del país.

Dijo que en el proceso de actualización y mejora de los programas prioritarios orientados a rescatar al campo y garantizar la seguridad alimentaria, el Gobierno de México autorizó el incremento de los precios de garantía para granos básicos y leche fluida, además de la ampliación de la entrega de fertilizantes gratuitos a cinco entidades más en 2022.

Ante las y los senadores encabezados por el presidente de la comisión legislativa, Salomón Jara Cruz, el titular de Agricultura detalló que el precio de garantía de la leche pasó de 8.20 a 9.20 pesos por litro, en beneficio de los productores de pequeña y mediana escala.

Respecto al programa Fertilizantes para el Bienestar, resaltó que este año se aplicó en los estados de Guerreo, Tlaxcala, Morelos y Puebla, y para el 2022 se ampliará a Durango, Zacatecas, Nayarit, Oaxaca y Chiapas.

Villalobos Arámbula destacó que el andamiaje e infraestructura que provee la Secretaría a través de los bienes públicos, como la sanidad e inocuidad, han colocado a México en el séptimo lugar mundial como exportador agroalimentario, con ventas a 192 países, y en el doceavo sitio como productor agropecuario y pesquero.

Refirió que como resultado de la aplicación de los programas prioritarios, el año pasado el gobierno dejó de importar leche en polvo del programa de abasto social de leche, se está recuperando la producción de cacao y café en el país y se avanza en granos básicos, en pro de la seguridad alimentaria con soberanía.

México es autosuficiente en maíz blanco para consumo humano, mientras que en maíz amarillo históricamente se depende de la importación, sin embargo, con la aplicación del programa Precios de Garantía y la entrega de fertilizantes, al final del sexenio se estaría atendiendo una parte de esta necesidad con producción doméstica, remarcó.

Estableció que, conjuntamente con los productores y legisladores, se realiza una evaluación de los costos de la energía eléctrica en el campo y se trabaja en el tema de gestión del agua y operación de distritos de riego, con el fin de buscar sistemas modernos, con un manejo de la huella hídrica para dimensionar el volumen de líquido requerido para la siembra.

Entre los desafíos en el sector, el funcionario señaló que habrá que disponer de más alimentos a partir de la misma superficie agrícola, con un incremento de la producción a través del acompañamiento técnico y el uso eficiente del agua y mediante el fomento de una agricultura sostenible que se propone el cuidado de los recursos naturales, como el suelo agrícola, un tema que, añadió, en los últimos 30 años no había sido atendido.

Apuntó que enfrentamos nuevos retos como la mitigación y adaptación de la agricultura a los efectos del cambio climático, y trabajar con un esquema incluyente que reconoce que hay dos agriculturas: la comercial y la de autoconsumo, para el manejo de políticas diferenciadas, con atención a necesidades diferentes.

Villalobos Arámbula expuso que, a través de un manejo trasparente de los recursos, entrega directa de apoyos, incentivos a los productores de pequeña y mediana escala y un sistema de rendición de cuentas, se operan cuatro programas prioritarios, donde se canaliza el 70 por ciento del presupuesto de la dependencia.

Este año, abundó, el programa Producción para el Bienestar había entregado 12 mil 595 millones de pesos, el 99 por ciento del total (con datos a agosto pasado), en apoyos a agricultores de pequeña escala de granos, cereales y oleaginosas, así como de café, caña de azúcar y apicultura.

El presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado, Salomón Jara Cruz, resaltó el trabajo conjunto que favorece la dependencia federal y la voluntad de diálogo de las autoridades para conocer a detalle los avances en el sector, un rubro prioritario para el crecimiento económico del país.

La senadora María Guadalupe Saldaña mencionó la importancia de actualizar el reglamento de pesca, cuidado de las áreas forestales y el fortalecimiento de acciones para contrarrestar los efectos del cambio climático en el sector primario.

La legisladora Beatriz Paredes Rangel se refirió al reto de avanzar en la autosuficiencia alimentaria en granos básicos y las acciones para incrementar la producción de maíz amarillo y de oleaginosas.

Los senadores Nancy Sánchez, Gerardo Novelo, Ovidio Peralta y Antonio García Conejo comentaron sobre la situación de los jornaleros mexicanos que migran a otros estados, el impulso a las agroempresas, el control de la trazabilidad de ganado bovino, capacitación, tecnificación de riego, fomento a la ganadería y acuacultura y el aprovechamiento del potencial productivo en entidades del sur sureste del país.

Continuar leyendo

Agricultura

Trabajan en revertir degradación de suelos agrícolas

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural presentó el Mapa de Suelos Afectados por Salinidad en México, que es un esfuerzo conjunto con la Alianza Mundial por el Suelo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y forma parte de las acciones de la dependencia federal de actualización de los estimados de afectación para impulsar una iniciativa de manejo sostenible de este recurso.

Con este primer esfuerzo de mapeo digital, se encontró que en todos los ecosistemas se encuentran áreas afectadas por salinidad, principalmente en los primeros 30 centímetros de suelo.

Durante el Conversatorio entre expertos: Suelos agrícolas afectados por salinidad, enfocado a analizar las causas y consecuencias de esta problemática y sus posibles soluciones, se discutió la problemática nacional en torno a la salinidad, el origen de este problema y algunas estrategias que se implementan en algunas regiones del país.

Con este encuentro inició una serie de actividades relacionadas con la conmemoración del Día Mundial del Suelo organizadas por la Secretaría de Agricultura y la Agencia Alemana de Cooperación para el Desarrollo (GIZ).

La directora general de Políticas, Prospección y Cambio Climático de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Sol Ortiz, al dar la bienvenida a los participantes subrayó la importancia del tema de la salinidad en los suelos agrícolas del país.

El profesor investigador del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y moderador del conversatorio, Mario Guevara, presentó el contexto nacional de los suelos agrícolas afectados por la salinidad, con base en las estimaciones recientes aportadas por el Mapa de Salinidad elaborados por Agricultura con el apoyo del Pilar 4 de la Alianza Mundial por el Suelo y especialistas.

El encuentro inició con preguntas detonadoras a los expertos sobre sus experiencias con suelos salinos y las principales alternativas que se propusieron para su atención, en donde destacaron la disminución de los volúmenes de extracción de agua y utilizar cultivos tolerantes a la salinidad con menores requerimientos de agua, el uso de drenaje parcelario para descargar el exceso de agua salina al mar y, sobre todo, la concientización a la población de la problemática de la salinidad del suelo.

Refirieron que como una opción la introducción de plantas adaptadas a condiciones salinas, como el pasto Distichlis spicata que al crecer en estos suelos crea una cobertura vegetal que protege de la erosión eólica reduciendo la generación de tolvaneras contaminantes con partículas suspendidas.

La siembra de este pasto se ha promovido en zonas de alta salinidad como el Lago de Texcoco, Estado de México. Adicionalmente, en las áreas periféricas a este Lago se recomienda aplicar láminas de riego para lavar el exceso de sal y aplicar materia orgánica, además de utilizar cultivos tolerantes a la salinidad.

Se habló también, para el caso de la región aledaña al Lago de Chapala, Jalisco, de alternativas biológicas para controlar la salinidad del suelo.

Como ejemplo se mencionaron Sesuvium verrucosum y Bacopa monnieri ambas conocidas como verdolagas que se adaptan a rangos amplios de salinidad. Detallaron que se sembraron durante ocho meses en parcelas con suelos con problemas de salinidad y posteriormente se sembraron intercaladas con maíz, lo que dio como resultado el que se lograra extraer la sal del suelo y se duplicara la productividad del cultivo en esta área de estudio.

Promueve Agricultura políticas para revertir degradación de los suelos agrícolas

Por otra parte, en el Simposio: Aportaciones del Colegio de Postgraduados a la ciencia del suelo, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural resaltó que México busca retener y revertir los procesos de degradación de los suelos agrícolas, causados por prácticas que no han sido cuidadosas con este recurso y crear conciencia entre productores y la población en general sobre su importancia en la seguridad alimentaria.

La pérdida de la capacidad del suelo para proporcionar los servicios ecosistémicos puede tener consecuencias múltiples para la humanidad y hay una amenaza global de que se pierdan las funciones de los suelos del planeta, que debemos atender de manera urgente, señaló la directora general de Política, Prospección y Cambio Climático de la dependencia federal.

En el encuentro realizado como parte de las actividades con motivo de la Conmemoración del Día Mundial del Suelo 2021, destacó que se ha incrementado el nivel de conocimiento y la conciencia sobre la relevancia de este recurso para el funcionamiento de los ecosistemas terrestres y, particularmente, para los agrosistemas.

Comentó que el Colegio de Posgraduados (Colpos), el brazo técnico de Agricultura, ha trabajado en la generación de información central que ayuda a la toma de decisiones sobre el manejo sostenible de los suelos.

El profesor investigador del Colegio, Prometeo Sánchez, expuso que la degradación física, química y biológica de los suelos es un problema de México y del mundo, ya que, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un tercio de los suelos en el mundo están degradados.

En México, dijo, aproximadamente el 62 por ciento de los suelos presenta cierto grado de degradación física (compactación de suelo, erosión hídrica o eólica) o química (salinidad, mal uso de fertilizantes), sin embargo, la degradación biológica (pérdida de carbono) es mayor.

Explicó que suelos deteriorados producen plantas de mala calidad con deficiencias nutrimentales que se enferman más y sus rendimientos son bajos, además de que producen alimentos de mala calidad nutritiva. Sin suelos saludables no habrá personas sanas, anotó.

El experto indicó que para el año 2030 habrá más de ocho mil millones de personas en el mundo, y en el año 2050, la combinación de la degradación del suelo y el cambio climático reducirá los rendimientos globales de los cultivos en un 10 por ciento en promedio.

Sin embargo, abundó, la agricultura regenerativa puede ser parte de la solución a los efectos del cambio climático global, pues hoy en día, el sistema agropecuario global solo puede alimentar a la mitad de la población sin traspasar los límites del planeta, es decir, sin poner en riesgo a las futuras generaciones.

Sánchez explicó que este tipo de agricultura consiste en utilizar prácticas sustentables y tecnologías de última generación para producir alimentos sanos, limpios y nutritivos, a través del mantenimiento y el aumento de la fertilidad física, química y biológica, de los suelos, el combate del cambio climático y la conservación del agua, aire, suelo y la salud de los humanos.

Subrayó que el Colpos realiza varias acciones en este tema. Por ejemplo, ha trabajado en el manejo integral de la nutrición de cultivos, que consiste en acondicionar el suelo, en bioestimulación de raíces, fertilización de cultivos y bioestimulación aérea.

También trabaja en el desarrollo de capacidades y habilidades de productores y técnicos para el mejoramiento y manutención de la fertilidad biológica, del suelo en aguacate y en el mejoramiento de la fertilidad química y biológica del suelo para la siembra de tomates en invernadero en Oaxaca, con rendimientos de hasta 450 toneladas por hectárea.

Ha realizado acciones de mejoramiento de la fertilidad física, química y biológica del suelo para la producción de banano en Chiapas, con rendimientos de hasta cuatro mil cajas por hectárea y para el cultivo de fresa en Michoacán, con rendimientos de hasta 70 toneladas por hectárea, anotó.

Sostuvo que es posible alimentar a la población creciente con comida sana y nutritiva, bajo el concepto de agricultura regenerativa, en donde se privilegien aquellas acciones encaminadas a la manutención y aumento de la fertilidad de los suelos, que permitan mitigar el cambio climático global, la deforestación y la contaminación del agua y ambiente.

La investigadora y experta del Colpos, Irma Díaz Aguilar, enfatizó que cuando tenemos suelo y organismos interactuando se desarrollan los cultivos, por lo que es necesaria la sensibilización y el intercambio de conocimientos e información sobre este tema, obtenidos a través de la investigación.

Consideró necesario construir la estrategia para el desarrollo y la transferencia de conocimientos sobre la conservación de la biodiversidad del suelo y el manejo de los ecosistemas en las prácticas de los productores.

Además de la incorporación de la biodiversidad del suelo, y la gestión de los ecosistemas en las políticas agrícolas y legislación de las tierras, indicó Díaz Aguilar.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.