Contáctanos

Agricultura

Desarrollan semilla de frijol que dejará más ingresos a los agricultores

En su laboratorio del Cevamex, la doctora Carmen Jacinto se encarga de analizar las características físicas, de calidad comercial y nutrimentales de los genotipos de frijol desarrollados por el INIFAP.

Published

on

ESTADO DE MÉXICO. – Bayos, negros, amarillos, blancos, morados, pintos o moteados, los frijoles han acompañado la historia y la alimentación de los mexicanos, pero hoy enfrentan un desplazamiento por productos híper industrializados con exceso de grasas, carbohidratos, sales y conservadores.

Sin embargo, la leguminosa representa una alternativa viable no sólo para la buena nutrición en zonas pobres -por su alto contenido de proteína- sino para los agricultores que la producen, quienes con variedades generadas por investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) pueden triplicar su producción y mejorar ingresos, aprovechando mercados locales y regionales donde hay una alta demanda del alimento.

En el mundo se conocen alrededor de 150 especies de frijoles, de las cuales 50 están en México, por lo que a través del Programa de Mejoramiento Genético del Campo Experimental Valle de México (Cevamex), los especialistas en frijol, Dagoberto Garza García, Ramón Garza García y Carmen Jacinto Hernández, se han encargado de trabajar durante 25 años en preservar y aprovechar el germoplasma de frijoles nativos, a través de la mejora genética, con la que han obtenido variedades que resuelven las demandas concretas de productores ubicados en Valles Altos de la Mesa Central, que comprende los estados de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, parte del estado de Querétaro y zonas rurales de la Ciudad de México.

El frijol (Phaseolus vulgaris L.) es una planta ancestral, asociada a la milpa, que observa una caída en el consumo por persona, el cual en 1990 era de 19 kilos y hoy es de 10.5 kilos -según estadística del SIAP.

En dos décadas, la ingesta de este alimento disminuyó a la mitad, no obstante ser un alimento rico en proteínas, carbohidratos, fibra, grasa, calcio, hierro y vitaminas como la niacina, riboflavina, ácido fólico y tiamina.

Tras analizar que el frijol puede ser una fuente de alimentos e ingresos para agricultores de una región donde prevalece población pobre y malnutrida, los investigadores del INIFAP desarrollan variedades para Valles Altos, donde se siembran alrededor de 150 mil hectáreas -de las 2 millones de hectáreas de frijol cultivadas en México. El 87% de esta superficie es de temporal con un rendimiento promedio de 794 kilos por hectárea; en cultivos de riego el rendimiento es de 1.6 toneladas (Sagarpa, 2018).

El vínculo de los investigadores con los productores ha dado resultados notables. Por ejemplo, en Atenco, Estado de México, el agricultor Ulises Pacheco Sánchez, siembra las variedades Negro supremo y Primavera con las que obtiene más de 2 toneladas por hectárea (t/ha); en Flor de mayo, 2.8 t/ha y en Bayo Azteca, hasta 3.2 t/ha.

El también agrónomo por la Universidad Autónoma Chapingo expone que se trata de materiales desarrollados por el INIFAP de tipo intermedio, más precoces, de ciclo corto, y que se adaptan a menor cantidad de humedad, algo importante porque las lluvias en la zona son erráticas. Otra ventaja es que no requieren insumos costosos.

El impacto económico es considerable, anota Ulises Pacheco, porque si tenemos un frijol que se paga a 20 pesos en la localidad y rendimientos de 2.5 a 3.2 ton por hectárea, el ingreso bruto aproximado sería de 60 mil pesos, menos los costos de producción nos quedan unos 48 mil pesos; no estamos perdiendo dinero, como con el maíz de temporal donde este año no habrá regreso de capital, porque no ha habido lluvias, “no hay mazorcas ni algo que vender”.

«El frijol tendrá una cosecha más baja que en dos años anteriores, pero se conserva la rentabilidad y tenemos acceso a un alimento sano».

Las variedades que ha aportado el equipo interdisciplinario del INIFAP son varias, pero el investigador Ramón Garza García destaca que en Valles Altos el “boom” es el azufrado al alcanzar un precio de 40 a 50 pesos por kilo y el Flor de durazno o Flor de mayo de 20 a 30 pesos.

El experto en frijol, Dagoberto Garza García, explica que el Azufrado Oro fue desarrollado por los investigadores con germoplasma de Sinaloa y materiales nativos resistentes de Valles Altos. Realizamos una cruza para obtener la variedad Hábito I (en proceso de validación) que rinde 1.5 t/ha; este año se liberará el Hábito II que alcanza 2 t/ha y está pendiente el Hábito III que rendiría hasta 3.5 t/ha. Esta variedad evitó que 90% de plantas fueran afectadas por la pudrición derivada del tizón común.

Platica que el frijol tipo Jamapa negro opaco se llevó de la zona de Veracruz a Tula, Hidalgo, y rinde arriba de 3 t/ha en temporal y 4.2 t/ha en riego, ¡que no se alcanza ni en Sinaloa! El promedio nacional en riego es de 1.7 t/ha. Es un material de “sangre tropical” que rinde más en Valles Altos.

Otra variedad (Huitel-143) que se está liberando es un tipo San Franciscano criollo local (tipo ojo de cabra) para la zona del Valle del Mezquital, un nicho de 50 mil hectáreas, que usará criollos resistentes con mayor potencial de rendimiento. El objetivo es tener variedades para dos ciclos agrícolas en esta zona de transición que se ubica a mil 800 metros sobre el nivel del mar. Son materiales de nicho para atender la demanda local.

Dagoberto expone que el frijol criollo era afectado por la pudrición de raíz, que dañaba hasta 30% de la siembra, es decir se daban sólo unos 700 kilos; con estas variedades aumenta el rendimiento a un mínimo de 2 t/ha y resiste la enfermedad.

Ramón Garza, también secretario general del Sindicato Independiente de Investigadores del INIFAP (SIIINIFAP), asegura que hay resultados de alto impacto. Por ejemplo, Bayo Azteca fue la primera variedad mejorada de frijol con resistencia al picudo del ejote, insecto que afectaba hasta 90% de la producción de frijol, lo cual se redujo, en ciertos casos, a cero. Tiene buena adaptación y produce 500 kilos más que el criollo, es resistente a antracnosis y se cosecha a los 102 o 118 días, además es de rápida cocción y alto contenido de proteína.

Valor agregado

Los investigadores junto con los agricultores coinciden en la necesidad de pasar de vender el frijol a granel a empacarlo en bolsas de un kilo. Para ello se trabaja con el Centro de Mecanización del INIFAP en el diseño de una seleccionadora que separa los granos por tamaños y se espera que esté lista en 2020.

Al no darle un beneficio al frijol, seleccionarlo, limpiarlo y pulirlo, los productores tienen desventaja a la hora de comercializarlo, porque los granos importados vienen limpios y clasificados, por lo que sería muy positivo que el gobierno apoyara con una beneficiadora, que diera servicio a pequeños productores de frijol, plantean los investigadores.

Características

En su laboratorio del Cevamex, la doctora Carmen Jacinto se encarga de analizar las características físicas, de calidad comercial y nutrimentales de los genotipos de frijol desarrollados por el INIFAP. La calidad -explica- es un aspecto importante y en la mejora genética buscamos que el contenido de proteína de nuestros frijoles sea mayor a 23%, pero algunos alcanzan hasta 27%, siendo el promedio nacional del 20%.

Nuestros materiales -resalta- al consumir un plato de frijoles pueden aportar aproximadamente 40% del requerimiento de proteína de un niño en pleno crecimiento y así mejorar su estado nutrimental sobre todo en regiones de alta y muy alta marginación.

Para la etapa post-cosecha el objetivo es que las variedades tengan mayor vida de anaquel. Por ejemplo, el Azufrado Oro tiene más tolerancia a la oxidación. También se busca que los granos tengan suavidad a la cocción y buen sabor. Otro aspecto para destacar es el beneficio a la salud de los compuestos presentes en el frijol, que van desde prevención del cáncer de colon, hasta su capacidad para ayudar a disminuir la hipertensión arterial.

Carmen Jacinto considera que el consumo de frijol ha decrecido porque se requiere de tiempo para cocinarlo y es común que los miembros de la familia trabajen fuera del hogar; también los hábitos de consumo han cambiado por la introducción de productos industrializados; incluso el factor social influye, porque en ocasiones se cree que comer frijoles es para personas de menores ingresos.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Agricultura

 Más de 15 mil familias productoras participan en eventos del Día Nacional del Maíz

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – El programa Producción para el Bienestar (PpB) y su Estrategia de Acompañamiento Técnico (EAT) realizan en toda la República 198 eventos interregionales para conmemorar el Día Nacional del Maíz, en el que se estima una participación de más de 15 mil 500 familias productoras de maíz y milpa, mil técnicos agroecológicos y sociales de la EAT, 74 representantes de instituciones educativas, 23 autoridades estatales y 125 autoridades municipales, así como población en general.

Estos eventos se realizan en espacios comunitarios: auditorios ejidales, canchas municipales y escuelas de campo de la EAT e implican actividades como intercambio de semillas, talleres, recorridos en campo, diálogos campesinos, ferias gastronómicas, actividades culturales (concursos, juegos, fotografía, exposiciones, teatro, música y baile), estands de bioinsumos, tianguis orgánicos y, algo destacable, la entrega de reconocimientos de productores a productores.

Se trata de reconocimientos que visibilizan y aplauden los esfuerzos que realizan los productores por conservar sus semillas, por ser guardianes de éstas y permitir que prevalezcan por generaciones, lo cual es de alta valía pues en México se cuenta con 64 razas nativas (con más de 300 variedades), de un total estimado de 224 razas existentes en América Latina.

Los reconocimientos de productores a productores también están motivados por los esfuerzos que realizan al avanzar en la transición agroecológica, con lo que se deja atrás la dependencia y el uso de agroquímicos para emprender la elaboración de bioinsumos con materiales locales de bajo costo como rastrojos, ceniza, lombrices y estiércol.

Las conmemoraciones del Día Nacional del Maíz, el 29 de septiembre, iniciaron en 2009 a partir de una iniciativa social de la campaña nacional Sin Maíz No Hay País, y en 2019 fue oficializado por el Senado de la República.

El Senado estableció que el maíz representa el pilar de la alimentación mexicana y una manifestación cultural de origen ancestral, y precisa la necesidad de emprender acciones legales especiales para su fomento como una planta de valor cultural, alimentario y económico nacional.

En México hay 2.3 millones de productores de maíz, la mayoría dependientes del temporal y con predios de pequeña y mediana escala. Como parte de Mesoamérica, México es centro de origen, domesticación y diversificación continua del maíz, planta con 10 mil años de existencia y que surgió a partir de su pariente silvestre, el teocintle.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), las razas del maíz se nombran a partir de las características fenotípicas, del tipo de grano, por el lugar o región donde inicialmente fueron colectadas o son relevantes, o por el nombre con que son conocidas por los grupos indígenas o mestizos.

Así, tenemos entre las razas del maíz el cónico, por la forma de su mazorca; el reventador, por la capacidad de su grano para explotar y producir palomitas; el tuxpeño, de Tuxpan, Veracruz; el apachito, de la Sierra Tarahumara. Cada raza puede comprender numerosas variantes diferenciadas en formas de mazorca, color y textura de grano, adaptaciones y diversidad genética.

El maíz en PpB y EAT

Este año, el programa Producción para el Bienestar, que opera la Subsecretaría de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, ha entregado apoyos directos en toda la República por ocho mil 699 millones de pesos a un millón 301 mil 688 productores de maíz y milpa, de pequeña y mediana escala –con predios de hasta 20 hectáreas de temporal o de 5 hectáreas de riego-. Son apoyos orientados a su uso en actividades productivas. Estos productores cuentan con cuatro millones 12 mil 688 hectáreas.

Asimismo, por medio de la Estrategia de Acompañamiento Técnico, se atiende a 61 mil 186 productores de maíz en 26 estados.

Por medio de escuelas de campo y módulos de intercambio de conocimientos e innovación (MICI) y con el impulso de productores innovadores, la EAT propicia el diálogo de campesino a campesino y entre campesinos y técnicos y científicos e impulsa prácticas agroecológicas, con la elaboración de bioinsumos por parte de los productores, lo que permite resultados exitosos en rendimiento, utilidad, recuperación de salud de los suelos, alimentos saludables y cuidado del ambiente.

En evaluaciones realizadas por la EAT y con validación del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) se observa que en las escuelas de campo establecidas en 2019 el desarrollo de prácticas agroecológicas propició un incremento de rendimientos de maíz de 25.2 por ciento, al pasar de 2.66 a 3.33 toneladas por hectárea en dos años, y un aumento de 34.6 por ciento en milpa en un solo año, al pasar de 0.93 a 1.24 toneladas por hectárea.

Encuentra en este link https://bit.ly/3rda9fL un mapa interactivo con los eventos del Día Nacional del Maíz que se llevan a cabo este año.

Continuar leyendo

Agricultura

Capacitan a productores de mango en inocuidad y seguridad alimentaria

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Personal de empresas productoras y empacadoras de mango en México recibieron capacitación a través del curso “Buenas prácticas de higiene y sanidad en plantas procesadoras de productos agrícolas mínimamente procesados”, lo cual contribuye a afianzar sus conocimientos en inocuidad y seguridad alimentaria.

El curso en línea es resultado de la cooperación bilateral establecida en la Alianza por la Inocuidad Alimentaria (FSP, por sus siglas en inglés) en la que colaboran el Gobierno de México —a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica)—, y el Gobierno de Estados Unidos —a través de la Administración de Alimentos y Medicamentos de dicho país (FDA, por sus siglas en inglés).

El curso se impartió del 26 al 28 de septiembre por especialistas y técnicos en materia de inocuidad de alimentos y verificación sanitaria, quienes abordaron temas relacionados con riesgos de contaminación de un producto agrícola; manejo de residuos; salud e higiene del personal, estatus sanitario de alimentos frescos y control de plagas, entre otros.

Para consolidar el cumplimiento aplicable a establecimientos que realizan procesos en frutas y hortalizas, las personas participantes recibieron capacitación en temas como: marco legal de las buenas prácticas de higiene; acciones que realizan la Cofepris y el Senasica para llevar a cabo el control sanitario de alimentos, y dictamen sanitario.

En esta ocasión, la capacitación se impartió en línea a 150 miembros de más de 70 empresas dedicadas principalmente al empaque y exportación de mango de los estados de Chiapas, Ciudad de México, Colima, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca y Sinaloa.

México es el sexto productor mundial de mango, de ahí la relevancia del programa de capacitación que cumple los compromisos acordados en la Alianza por la Inocuidad Alimentaria entre México y los Estados Unidos.

Al mismo tiempo, consolida el acuerdo de trabajo conjunto entre Senasica, Cofepris y FDA, cuyo objetivo es fortalecer la inocuidad de los alimentos que se producen y comercializan entre ambos socios comerciales en beneficio de las personas consumidoras y del mercado común.

Continuar leyendo

Agricultura

Promueven reactivación de 20 comités Sistema Producto en Zacatecas

Published

on

Zacatecas, Z<ac. – Con el objetivo de promover la asociatividad y organización económico-productiva de los actores que participan en la producción, transformación y comercialización agroalimentaria en Zacatecas, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural impulsa en la entidad acciones para actualizar y reactivar los comités estatales Sistema Producto.

En el sector pecuario, los Sistemas Producto en el estado son: apícola, avícola, porcino, bovinos carne, ovinos, caprinos y bovinos leche. En el rubro agrícola: chile, frijol, ajo, nopal tuna, maíz, vid, maguey mezcal, tomate rojo, guayaba, trigo, durazno y cebada, y en cuanto a acuacultura y pesca se constituye el de tilapia, detalló Agricultura.

Cada Sistema Producto, abundó, se integra por un grupo de representantes de los sectores privado y gubernamental, es decir, lo conforman los agentes concurrentes en la cadena como productores, industriales, proveedores, comercializadores y transportistas, entre otros, que acrediten que participan en la actividad primaria.

De tal manera que los comités se constituyen para crear mecanismos de planeación, comunicación y concertación permanente entre los actores económicos que forman parte de las cadenas productivas agrícolas, pecuarias y acuícolas, indicó la Secretaría.

La Representación estatal de Agricultura resaltó que desde julio se intensificaron los trabajos para llevar a cabo asambleas orientadas a actualizar e instalar comités estatales Sistema Producto y, a la fecha, se han logrado reactivar los correspondientes a maguey mezcal, apícola y porcino, además de que se tienen programadas asambleas a realizar en los próximos días para ovinos, bovinos carne y caprinos.

Con esta labor, apuntó, la Secretaría coadyuva con el sector productivo para que se organice y desarrolle con una visión a corto, mediano y largo plazos, además de que se fortalezcan las relaciones comerciales y acciones de sanidad e inocuidad, así como estandarizar la calidad de los productos agropecuarios y acuícolas para ofrecer valor agregado a los consumidores.

De manera paralela, a través de los comités se fortalece la siembra de cultivos de granos básicos y alimentos de la canasta básica para eficientar costos de producción y agrologística que permitan mitigar márgenes de intermediación para beneficio directo del productor y el consumidor.

Entre los objetivos de los comités Sistema Producto están el establecer e instrumentar planes rectores o programas estratégicos que permitan el desarrollo y ordenamiento de la cadena; concertar programas y acciones de producción y comercialización a nivel estatal; proponer la realización de proyectos y/o líneas de investigación, preferentemente aplicadas y propuestas por los mismos productores, y crear alianzas estratégicas  y acuerdos para la integración de la cadena.

También, tienen entre sus actividades difundir información sobre producción, comercialización, transformación y consumo de productos, subproductos e insumos; examinar la situación de la producción-consumo en el estado; difundir programas y acciones de apoyo; consensuar los requerimientos de tecnología agrícola, pecuaria e industrial; inducir la aplicación de medidas para la conservación y mejoramiento de los recursos naturales y promover y consolidar la organización de productores en torno a la cadena.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.