Contáctanos

Agricultura

Desarrollan semilla de frijol que dejará más ingresos a los agricultores

En su laboratorio del Cevamex, la doctora Carmen Jacinto se encarga de analizar las características físicas, de calidad comercial y nutrimentales de los genotipos de frijol desarrollados por el INIFAP.

Published

on

ESTADO DE MÉXICO. – Bayos, negros, amarillos, blancos, morados, pintos o moteados, los frijoles han acompañado la historia y la alimentación de los mexicanos, pero hoy enfrentan un desplazamiento por productos híper industrializados con exceso de grasas, carbohidratos, sales y conservadores.

Sin embargo, la leguminosa representa una alternativa viable no sólo para la buena nutrición en zonas pobres -por su alto contenido de proteína- sino para los agricultores que la producen, quienes con variedades generadas por investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) pueden triplicar su producción y mejorar ingresos, aprovechando mercados locales y regionales donde hay una alta demanda del alimento.

En el mundo se conocen alrededor de 150 especies de frijoles, de las cuales 50 están en México, por lo que a través del Programa de Mejoramiento Genético del Campo Experimental Valle de México (Cevamex), los especialistas en frijol, Dagoberto Garza García, Ramón Garza García y Carmen Jacinto Hernández, se han encargado de trabajar durante 25 años en preservar y aprovechar el germoplasma de frijoles nativos, a través de la mejora genética, con la que han obtenido variedades que resuelven las demandas concretas de productores ubicados en Valles Altos de la Mesa Central, que comprende los estados de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, parte del estado de Querétaro y zonas rurales de la Ciudad de México.

El frijol (Phaseolus vulgaris L.) es una planta ancestral, asociada a la milpa, que observa una caída en el consumo por persona, el cual en 1990 era de 19 kilos y hoy es de 10.5 kilos -según estadística del SIAP.

En dos décadas, la ingesta de este alimento disminuyó a la mitad, no obstante ser un alimento rico en proteínas, carbohidratos, fibra, grasa, calcio, hierro y vitaminas como la niacina, riboflavina, ácido fólico y tiamina.

Tras analizar que el frijol puede ser una fuente de alimentos e ingresos para agricultores de una región donde prevalece población pobre y malnutrida, los investigadores del INIFAP desarrollan variedades para Valles Altos, donde se siembran alrededor de 150 mil hectáreas -de las 2 millones de hectáreas de frijol cultivadas en México. El 87% de esta superficie es de temporal con un rendimiento promedio de 794 kilos por hectárea; en cultivos de riego el rendimiento es de 1.6 toneladas (Sagarpa, 2018).

El vínculo de los investigadores con los productores ha dado resultados notables. Por ejemplo, en Atenco, Estado de México, el agricultor Ulises Pacheco Sánchez, siembra las variedades Negro supremo y Primavera con las que obtiene más de 2 toneladas por hectárea (t/ha); en Flor de mayo, 2.8 t/ha y en Bayo Azteca, hasta 3.2 t/ha.

El también agrónomo por la Universidad Autónoma Chapingo expone que se trata de materiales desarrollados por el INIFAP de tipo intermedio, más precoces, de ciclo corto, y que se adaptan a menor cantidad de humedad, algo importante porque las lluvias en la zona son erráticas. Otra ventaja es que no requieren insumos costosos.

El impacto económico es considerable, anota Ulises Pacheco, porque si tenemos un frijol que se paga a 20 pesos en la localidad y rendimientos de 2.5 a 3.2 ton por hectárea, el ingreso bruto aproximado sería de 60 mil pesos, menos los costos de producción nos quedan unos 48 mil pesos; no estamos perdiendo dinero, como con el maíz de temporal donde este año no habrá regreso de capital, porque no ha habido lluvias, “no hay mazorcas ni algo que vender”.

«El frijol tendrá una cosecha más baja que en dos años anteriores, pero se conserva la rentabilidad y tenemos acceso a un alimento sano».

Las variedades que ha aportado el equipo interdisciplinario del INIFAP son varias, pero el investigador Ramón Garza García destaca que en Valles Altos el “boom” es el azufrado al alcanzar un precio de 40 a 50 pesos por kilo y el Flor de durazno o Flor de mayo de 20 a 30 pesos.

El experto en frijol, Dagoberto Garza García, explica que el Azufrado Oro fue desarrollado por los investigadores con germoplasma de Sinaloa y materiales nativos resistentes de Valles Altos. Realizamos una cruza para obtener la variedad Hábito I (en proceso de validación) que rinde 1.5 t/ha; este año se liberará el Hábito II que alcanza 2 t/ha y está pendiente el Hábito III que rendiría hasta 3.5 t/ha. Esta variedad evitó que 90% de plantas fueran afectadas por la pudrición derivada del tizón común.

Platica que el frijol tipo Jamapa negro opaco se llevó de la zona de Veracruz a Tula, Hidalgo, y rinde arriba de 3 t/ha en temporal y 4.2 t/ha en riego, ¡que no se alcanza ni en Sinaloa! El promedio nacional en riego es de 1.7 t/ha. Es un material de “sangre tropical” que rinde más en Valles Altos.

Otra variedad (Huitel-143) que se está liberando es un tipo San Franciscano criollo local (tipo ojo de cabra) para la zona del Valle del Mezquital, un nicho de 50 mil hectáreas, que usará criollos resistentes con mayor potencial de rendimiento. El objetivo es tener variedades para dos ciclos agrícolas en esta zona de transición que se ubica a mil 800 metros sobre el nivel del mar. Son materiales de nicho para atender la demanda local.

Dagoberto expone que el frijol criollo era afectado por la pudrición de raíz, que dañaba hasta 30% de la siembra, es decir se daban sólo unos 700 kilos; con estas variedades aumenta el rendimiento a un mínimo de 2 t/ha y resiste la enfermedad.

Ramón Garza, también secretario general del Sindicato Independiente de Investigadores del INIFAP (SIIINIFAP), asegura que hay resultados de alto impacto. Por ejemplo, Bayo Azteca fue la primera variedad mejorada de frijol con resistencia al picudo del ejote, insecto que afectaba hasta 90% de la producción de frijol, lo cual se redujo, en ciertos casos, a cero. Tiene buena adaptación y produce 500 kilos más que el criollo, es resistente a antracnosis y se cosecha a los 102 o 118 días, además es de rápida cocción y alto contenido de proteína.

Valor agregado

Los investigadores junto con los agricultores coinciden en la necesidad de pasar de vender el frijol a granel a empacarlo en bolsas de un kilo. Para ello se trabaja con el Centro de Mecanización del INIFAP en el diseño de una seleccionadora que separa los granos por tamaños y se espera que esté lista en 2020.

Al no darle un beneficio al frijol, seleccionarlo, limpiarlo y pulirlo, los productores tienen desventaja a la hora de comercializarlo, porque los granos importados vienen limpios y clasificados, por lo que sería muy positivo que el gobierno apoyara con una beneficiadora, que diera servicio a pequeños productores de frijol, plantean los investigadores.

Características

En su laboratorio del Cevamex, la doctora Carmen Jacinto se encarga de analizar las características físicas, de calidad comercial y nutrimentales de los genotipos de frijol desarrollados por el INIFAP. La calidad -explica- es un aspecto importante y en la mejora genética buscamos que el contenido de proteína de nuestros frijoles sea mayor a 23%, pero algunos alcanzan hasta 27%, siendo el promedio nacional del 20%.

Nuestros materiales -resalta- al consumir un plato de frijoles pueden aportar aproximadamente 40% del requerimiento de proteína de un niño en pleno crecimiento y así mejorar su estado nutrimental sobre todo en regiones de alta y muy alta marginación.

Para la etapa post-cosecha el objetivo es que las variedades tengan mayor vida de anaquel. Por ejemplo, el Azufrado Oro tiene más tolerancia a la oxidación. También se busca que los granos tengan suavidad a la cocción y buen sabor. Otro aspecto para destacar es el beneficio a la salud de los compuestos presentes en el frijol, que van desde prevención del cáncer de colon, hasta su capacidad para ayudar a disminuir la hipertensión arterial.

Carmen Jacinto considera que el consumo de frijol ha decrecido porque se requiere de tiempo para cocinarlo y es común que los miembros de la familia trabajen fuera del hogar; también los hábitos de consumo han cambiado por la introducción de productos industrializados; incluso el factor social influye, porque en ocasiones se cree que comer frijoles es para personas de menores ingresos.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Llama gobernador de Aguascalientes a seguir trabajando por el campo

Published

on

AGUASCALIENTES, AGS. – El gobernador Martín Orozco Sandoval sostuvo un encuentro con productores de maíz de temporal, quienes ya están trabajando en la preparación de sus tierras, con la expectativa de poder iniciar en tiempo las siembras del cultivo con semilla mejorada en el próximo mes de junio.

En este sentido, destacó la labor que se realiza en Aguascalientes para mantenerlo como un estado sólido en su desarrollo agrícola, la clave del éxito ha sido esta visión de trabajo y no de conformismo y señalando que para el presente año se tiene contemplado un programa de siembras de alrededor de 82 mil hectáreas con cultivos de maíz para forraje y maíz para grano, por parte de las y los productores de la entidad, correspondiente al ciclo Primavera-Verano Temporal.

Tras desear un año de buen temporal, el gobernador recordó que el apoyo será permanente y en caso de condiciones de clima adversas se cuenta con el seguro catastrófico, que fue retomado por el estado luego de que la federación lo disolviera.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial, Miguel Muñoz de la Torre señaló que se ha realizado un trabajo en equipo con el Instituto de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), con el Sistema Producto Maíz y con las casas comerciales, con el objetivo de que las y los productores obtengan mejores rendimientos en sus parcelas con el uso de semilla mejorada de maíz de temporal, ya que éstas cuentan con un proceso de selección y tratamiento que garantizan mejores resultados, con las condiciones adecuadas de las lluvias.

Continuar leyendo

Agricultura

Debate abierto del Consejo de la ONU sobre conflicto y seguridad alimentaria

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Ante el Pleno del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el  Gobierno de México llamó a que se cumplan las resoluciones sobre conflictos armados y hambrunas, que han sido adoptadas por los países miembros, dados los crecientes impactos de la crisis de seguridad alimentaria a nivel global.

Al participar en el debate abierto sobre Conflicto y seguridad alimentaria, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, destacó que el Consejo de Seguridad cuenta con herramientas encaminadas a hacer frente a estos retos, aun cuando todavía queda un largo camino por recorrer para su plena instrumentación.

En representación del Gobierno de México, el funcionario federal expuso que la resolución 2417, adoptada en 2018, representó un paso importante para reconocer los vínculos causales entre conflictos armados y hambrunas.

La declaración presidencial 2017/14, también reconoció el valor y la necesidad de que el Consejo sea alertado por el Secretario General, cuando hay riesgo de hambruna en zonas afectadas por conflictos, señaló.

En tal sentido, expuso que México, en su calidad de miembro electo de este Consejo, reitera su llamado para que se cumplan las provisiones de las resoluciones pertinentes que han sido adoptadas.

Villalobos Arámbula expresó que la inseguridad alimentaria es un asunto central en la agenda de paz y seguridad internacionales, y requiere la atención inmediata y sostenida de las naciones y los organismos internacionales.

Acabar con el hambre y la malnutrición, enfrentar las crisis humanitarias prolongadas, prevenir y solucionar los conflictos y consolidar la paz, no son tareas independientes, son acaso, aspectos complementarios de un mismo desafío, refirió.

El titular de Agricultura subrayó la importancia de los mecanismos de alerta temprana con los que cuenta el sistema de las Naciones Unidas. No obstante, dijo, las agencias humanitarias y de desarrollo deben tener la capacidad para identificar y prevenir situaciones que puedan desencadenar hambrunas y sus implicaciones para la paz y la seguridad internacional.

Consideró que es fundamental explorar mecanismos de excepciones por razones humanitarias, con el fin de facilitar el trabajo de estas agencias en circunstancias coyunturales. Para poner fin a la inseguridad alimentaria en situaciones de conflicto es necesario también reorientar recursos y prioridades, anotó.

Sostuvo que, en lugar de incrementar gastos en las armas que prolongan conflictos o aquellas que devastarían la vida humana, animal y vegetal, se destinen recursos a la acción humanitaria y, primordialmente, a atender las causas subyacentes de los conflictos, tal y como lo planteó el presidente Andrés Manuel López Obrador en noviembre pasado, ante el Consejo.

El secretario Villalobos Arámbula expuso el compromiso de México para sumarse a todos aquellos países que tengan como objetivo impedir que las personas sufran o mueran de hambre en un mundo que tienen las condiciones y la capacidad de evitarlo.

Explicó que si bien las causas de la inseguridad alimentaria son multidimensionales, es innegable que los conflictos armados, la mayoría bajo la consideración del Consejo de Seguridad, constituyen un factor determinante para propiciarla o agudizarla.

Las consecuencias de tales conflictos las paga injustamente la población civil. Ejemplos de ello, lamentablemente, no faltan, desde África hasta el Medio Oriente y, de manera más reciente, en Ucrania, enfatizó ante el secretario general de la ONU, António Guterres y el director general de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Qu Dongyu.

Por ello, calificó como inaceptable que, en un mundo de abundancia material y de recursos naturales, se gasten grandes cantidades de dinero para satisfacer costos superfluos o, en todo caso, no esenciales y que existan 193 millones de personas que viven en situación de inseguridad alimentaria, en 53 países.

Cien millones de ellos están en esa lamentable circunstancia a causa de conflictos armados, lamentó Villalobos Arámbula.

Convoca México en la ONU a construir puentes para evitar una crisis alimentaria global

La víspera de su intervención en el debate abierto en el Consejo de Seguridad, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, a nombre del Gobierno de México, participó en la Reunión ministerial sobre seguridad alimentaria global: Llamada a la acción, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

En el encuentro planteó que garantizar el derecho humano a una alimentación suficiente, nutritiva, accesible, inocua y de calidad y evitar una posible crisis alimentaria global, requiere de la suma de esfuerzos y de la voluntad para construir puentes y no levantar muros.

Llamó a construir alianzas y recibir financiamiento y equipo necesario para que los científicos agrícolas ayuden a los productores en todo el mundo a generar más alimentos con menos recursos y menos desperdicio.

No obstante, dijo, al incrementar los rendimientos agrícolas se debe prevenir la erosión de los suelos, la contaminación del agua y la pérdida de biodiversidad, además de reducir las pérdidas poscosecha en la cadena de distribución y consumo.

A nombre del Gobierno de México, Villalobos Arámbula se pronunció por lograr una sólida colaboración de redes de científicos para concretar alianzas estratégicas entre los centros de investigación agrícola en todo el mundo para construir sistemas alimentarios sostenibles.

Sostuvo que descubrir las innovaciones científicas más recientes para incorporarlas a los sistemas productivos en las cadenas agroalimentarias enfrenta no únicamente barreras de idioma o distancia sino además, barreras económicas e ideológicas.

Por ello, planteó que esta colaboración puede y debe ser posible, como aquellas contribuciones internacionales que permitieron que científicos de todo el mundo trabajaran juntos en el desarrollo de diversas vacunas para enfrentar una de las peores pandemias que ha azotado a la humanidad.

Ante el secretario general de la ONU, António Guterres, y el secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, el titular de Agricultura indicó que, en este llamado a la acción, el Gobierno de México tomó la determinación de honrar sus compromisos internacionales, mantener sus fronteras abiertas y garantizar una oferta exportable que ayude a contar con alimentos en las mesas del mundo.

Señaló que también se emitió un decreto para eliminar los aranceles a la importación de alimentos, con el fin de garantizar el suministro de la población mexicana, desde los mercados internacionales.

Esta estrategia se complementa con el impulso de acciones para facilitar la producción local de pequeños productores y la construcción de huertos urbanos y periurbanos para autoconsumo de la población, expuso el secretario Villalobos Arámbula.

Mencionó que esta estrategia debe complementarse con la inversión en proyectos que ayuden a producir los alimentos que se requieren en otras regiones del mundo, por lo que estamos abiertos a la construcción de alianzas público-privadas que permitan acceder a esas fuentes de financiamiento para el avío de las actividades agrícolas y garantizar suministro de productos agropecuarios y pesqueros.

Ante ministros y representantes de Agricultura y delegados de los países participantes, refirió que en la pasada cumbre sobre Sistemas Alimentarios, además de la recomendación para tener una dieta adecuada, quedaron pendientes temas como la importancia de fortalecer los sistemas productivos desde el inicio de la cadena hasta la protección de los recursos naturales y garantizar el que podamos dar de comer a los que nos dan de comer.

Expresó que el conflicto bélico en Europa del Este provoca movimientos migratorios forzados, reducen los espacios disponibles para la agricultura, pesca, ganadería y producción de alimentos en general, y pone presión adicional a las naciones para producir más alimentos en menores superficies y con menos recursos.

Continuar leyendo

Agricultura

Participará México en reunión de la ONU sobre seguridad alimentaria

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Con la representación del Gobierno de México, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, participará en la «Reunión ministerial sobre seguridad alimentaria global: llamada a la acción», convocada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para enfrentar los impactos negativos de la crisis global de alimentos.

El evento, que se llevará a cabo en la sede de la ONU en la ciudad de Nueva York, del 18 al 19 de mayo, buscará movilizar acciones en torno a objetivos clave para abordar y mitigar los impactos de la crisis mundial sobre los sistemas agroproductivos y la seguridad alimentaria mundial.

Participarán representantes de alrededor de 30 países, que incluyen desde los más afectados por la actual coyuntura mundial, hasta aquellos que están en condiciones de tomar medidas para fortalecer la seguridad alimentaria mundial, nutrición y resiliencia.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y el secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, abordarán con los ministros temas como el aumento de la inseguridad alimentaria, el impacto global resultante y los pasos que la ONU está tomando en respuesta.

De acuerdo con Naciones Unidas, el acelerado aumento de los precios de los alimentos y la escasez de fertilizantes amenazan con desestabilizar sociedades frágiles, profundizar la pobreza extrema, aumentar el hambre, ampliar las necesidades humanitarias ya récord, aumentar la migración y causar una mayor dislocación económica.

El organismo internacional señala que el diferendo de Rusia contra Ucrania y el bloqueo y destrucción de puertos críticos del Mar Negro y otras infraestructuras, han interrumpido el suministro de productos alimenticios e insumos agrícolas clave como trigo, cebada, maíz, aceite de girasol y fertilizantes, que son fundamentales para la seguridad alimentaria mundial.

Incluso, refirió, antes del conflicto bélico el número de personas que enfrentan inseguridad alimentaria aguda desde 2019 aumentó a 161 millones, impulsado por los choques de suministro relacionados con la pandemia y los impactos del cambio climático.

La «hoja de ruta» que se discutirá en el encuentro incluye el establecimiento de contribuciones económicas, donación de granos y otros alimentos, así como la participación en proyectos de investigación para el desarrollo de innovaciones agrícolas e incorporar avances tecnológicos que permitan incrementar la productividad en forma sustentable.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.