Contáctanos

Agricultura

Desarrollan semilla de frijol que dejará más ingresos a los agricultores

En su laboratorio del Cevamex, la doctora Carmen Jacinto se encarga de analizar las características físicas, de calidad comercial y nutrimentales de los genotipos de frijol desarrollados por el INIFAP.

Published

on

ESTADO DE MÉXICO. – Bayos, negros, amarillos, blancos, morados, pintos o moteados, los frijoles han acompañado la historia y la alimentación de los mexicanos, pero hoy enfrentan un desplazamiento por productos híper industrializados con exceso de grasas, carbohidratos, sales y conservadores.

Sin embargo, la leguminosa representa una alternativa viable no sólo para la buena nutrición en zonas pobres -por su alto contenido de proteína- sino para los agricultores que la producen, quienes con variedades generadas por investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) pueden triplicar su producción y mejorar ingresos, aprovechando mercados locales y regionales donde hay una alta demanda del alimento.

En el mundo se conocen alrededor de 150 especies de frijoles, de las cuales 50 están en México, por lo que a través del Programa de Mejoramiento Genético del Campo Experimental Valle de México (Cevamex), los especialistas en frijol, Dagoberto Garza García, Ramón Garza García y Carmen Jacinto Hernández, se han encargado de trabajar durante 25 años en preservar y aprovechar el germoplasma de frijoles nativos, a través de la mejora genética, con la que han obtenido variedades que resuelven las demandas concretas de productores ubicados en Valles Altos de la Mesa Central, que comprende los estados de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, parte del estado de Querétaro y zonas rurales de la Ciudad de México.

El frijol (Phaseolus vulgaris L.) es una planta ancestral, asociada a la milpa, que observa una caída en el consumo por persona, el cual en 1990 era de 19 kilos y hoy es de 10.5 kilos -según estadística del SIAP.

En dos décadas, la ingesta de este alimento disminuyó a la mitad, no obstante ser un alimento rico en proteínas, carbohidratos, fibra, grasa, calcio, hierro y vitaminas como la niacina, riboflavina, ácido fólico y tiamina.

Tras analizar que el frijol puede ser una fuente de alimentos e ingresos para agricultores de una región donde prevalece población pobre y malnutrida, los investigadores del INIFAP desarrollan variedades para Valles Altos, donde se siembran alrededor de 150 mil hectáreas -de las 2 millones de hectáreas de frijol cultivadas en México. El 87% de esta superficie es de temporal con un rendimiento promedio de 794 kilos por hectárea; en cultivos de riego el rendimiento es de 1.6 toneladas (Sagarpa, 2018).

El vínculo de los investigadores con los productores ha dado resultados notables. Por ejemplo, en Atenco, Estado de México, el agricultor Ulises Pacheco Sánchez, siembra las variedades Negro supremo y Primavera con las que obtiene más de 2 toneladas por hectárea (t/ha); en Flor de mayo, 2.8 t/ha y en Bayo Azteca, hasta 3.2 t/ha.

El también agrónomo por la Universidad Autónoma Chapingo expone que se trata de materiales desarrollados por el INIFAP de tipo intermedio, más precoces, de ciclo corto, y que se adaptan a menor cantidad de humedad, algo importante porque las lluvias en la zona son erráticas. Otra ventaja es que no requieren insumos costosos.

El impacto económico es considerable, anota Ulises Pacheco, porque si tenemos un frijol que se paga a 20 pesos en la localidad y rendimientos de 2.5 a 3.2 ton por hectárea, el ingreso bruto aproximado sería de 60 mil pesos, menos los costos de producción nos quedan unos 48 mil pesos; no estamos perdiendo dinero, como con el maíz de temporal donde este año no habrá regreso de capital, porque no ha habido lluvias, “no hay mazorcas ni algo que vender”.

«El frijol tendrá una cosecha más baja que en dos años anteriores, pero se conserva la rentabilidad y tenemos acceso a un alimento sano».

Las variedades que ha aportado el equipo interdisciplinario del INIFAP son varias, pero el investigador Ramón Garza García destaca que en Valles Altos el “boom” es el azufrado al alcanzar un precio de 40 a 50 pesos por kilo y el Flor de durazno o Flor de mayo de 20 a 30 pesos.

El experto en frijol, Dagoberto Garza García, explica que el Azufrado Oro fue desarrollado por los investigadores con germoplasma de Sinaloa y materiales nativos resistentes de Valles Altos. Realizamos una cruza para obtener la variedad Hábito I (en proceso de validación) que rinde 1.5 t/ha; este año se liberará el Hábito II que alcanza 2 t/ha y está pendiente el Hábito III que rendiría hasta 3.5 t/ha. Esta variedad evitó que 90% de plantas fueran afectadas por la pudrición derivada del tizón común.

Platica que el frijol tipo Jamapa negro opaco se llevó de la zona de Veracruz a Tula, Hidalgo, y rinde arriba de 3 t/ha en temporal y 4.2 t/ha en riego, ¡que no se alcanza ni en Sinaloa! El promedio nacional en riego es de 1.7 t/ha. Es un material de “sangre tropical” que rinde más en Valles Altos.

Otra variedad (Huitel-143) que se está liberando es un tipo San Franciscano criollo local (tipo ojo de cabra) para la zona del Valle del Mezquital, un nicho de 50 mil hectáreas, que usará criollos resistentes con mayor potencial de rendimiento. El objetivo es tener variedades para dos ciclos agrícolas en esta zona de transición que se ubica a mil 800 metros sobre el nivel del mar. Son materiales de nicho para atender la demanda local.

Dagoberto expone que el frijol criollo era afectado por la pudrición de raíz, que dañaba hasta 30% de la siembra, es decir se daban sólo unos 700 kilos; con estas variedades aumenta el rendimiento a un mínimo de 2 t/ha y resiste la enfermedad.

Ramón Garza, también secretario general del Sindicato Independiente de Investigadores del INIFAP (SIIINIFAP), asegura que hay resultados de alto impacto. Por ejemplo, Bayo Azteca fue la primera variedad mejorada de frijol con resistencia al picudo del ejote, insecto que afectaba hasta 90% de la producción de frijol, lo cual se redujo, en ciertos casos, a cero. Tiene buena adaptación y produce 500 kilos más que el criollo, es resistente a antracnosis y se cosecha a los 102 o 118 días, además es de rápida cocción y alto contenido de proteína.

Valor agregado

Los investigadores junto con los agricultores coinciden en la necesidad de pasar de vender el frijol a granel a empacarlo en bolsas de un kilo. Para ello se trabaja con el Centro de Mecanización del INIFAP en el diseño de una seleccionadora que separa los granos por tamaños y se espera que esté lista en 2020.

Al no darle un beneficio al frijol, seleccionarlo, limpiarlo y pulirlo, los productores tienen desventaja a la hora de comercializarlo, porque los granos importados vienen limpios y clasificados, por lo que sería muy positivo que el gobierno apoyara con una beneficiadora, que diera servicio a pequeños productores de frijol, plantean los investigadores.

Características

En su laboratorio del Cevamex, la doctora Carmen Jacinto se encarga de analizar las características físicas, de calidad comercial y nutrimentales de los genotipos de frijol desarrollados por el INIFAP. La calidad -explica- es un aspecto importante y en la mejora genética buscamos que el contenido de proteína de nuestros frijoles sea mayor a 23%, pero algunos alcanzan hasta 27%, siendo el promedio nacional del 20%.

Nuestros materiales -resalta- al consumir un plato de frijoles pueden aportar aproximadamente 40% del requerimiento de proteína de un niño en pleno crecimiento y así mejorar su estado nutrimental sobre todo en regiones de alta y muy alta marginación.

Para la etapa post-cosecha el objetivo es que las variedades tengan mayor vida de anaquel. Por ejemplo, el Azufrado Oro tiene más tolerancia a la oxidación. También se busca que los granos tengan suavidad a la cocción y buen sabor. Otro aspecto para destacar es el beneficio a la salud de los compuestos presentes en el frijol, que van desde prevención del cáncer de colon, hasta su capacidad para ayudar a disminuir la hipertensión arterial.

Carmen Jacinto considera que el consumo de frijol ha decrecido porque se requiere de tiempo para cocinarlo y es común que los miembros de la familia trabajen fuera del hogar; también los hábitos de consumo han cambiado por la introducción de productos industrializados; incluso el factor social influye, porque en ocasiones se cree que comer frijoles es para personas de menores ingresos.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Crece producción y exportación de lechuga

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La producción de lechuga en México creció 4.5 por ciento en 2020, al totalizar 539 mil toneladas de la hortaliza, superior a las 516 mil de un año previo, mientras que las exportaciones presentan una tendencia al alza, de acuerdo con las cifras del SIAP de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Con base en datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) detalló que en 2017 se tuvo una producción de 481 mil toneladas, un año después aumentó a 486 mil y en 2019 alcanzó 516 mil toneladas, lo que representa una tasa de crecimiento media anual del 3.6 por ciento.

La Lactuca sativa L -mejor conocida como lechuga- es una planta herbácea de sabor suave, que por lo general es de color verde intenso y se va aclarando hacia el tronco y oscureciendo hacia la punta de la hoja.

Alrededor del mundo existen una gran variedad de lechugas comerciales. En México, las más producidas son la Romana y la Orejona, quienes en su conjunto aportan 98 por ciento de la cosecha nacional, aunque también se producen las variedades Baby leaf y Escarola.

El cultivo se produce en 21 estados del país. Al cierre del año agrícola 2020 Guanajuato fue la principal entidad productora, con una participación de 27.3 por ciento; seguido de Zacatecas, con 17.8 por ciento, Aguascalientes con 14.8 por ciento y Puebla, con 14.2 por ciento.

La producción de lechuga en México permite que esta verdura se encuentre disponible durante todo el año, pero hay mayor disponibilidad de ella en dos periodos: de febrero a abril y de julio a agosto.

Gracias al trabajo de las y los productores mexicanos, nuestro país se colocó como el noveno productor de lechuga a nivel mundial, con una participación de 1.8 por ciento y una tasa media anual de crecimiento de 4.2 por ciento.

En promedio, las exportaciones mexicanas de esta hortaliza fueron de 200 mil toneladas, con una tasa media anual de crecimiento de 11.4 por ciento en el periodo 2015-2020, indicó la dependencia federal.

El principal destino de exportación mexicana de lechugas en el periodo 2015-2020, fue Estados Unidos, con una participación de 98 por ciento y una tasa media anual de crecimiento de 11.3 por ciento, seguido de Canadá.

El cultivo de la lechuga comenzó hace dos mil 500 años. Los romanos tenían la costumbre de consumirla antes de acostarse después de una cena abundante para así poder conciliar mejor el sueño, por su efecto sedante.

Comerla con regularidad favorece la digestión, es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales, además de que posee propiedades diuréticas, por lo que es útil en el tratamiento de enfermedades como la cistitis e infecciones urinarias.

Continuar leyendo

Agricultura

Se normalizarían lluvias en junio

Published

on

Zacatecas, Zac.- Hasta los meses de junio y julio podría regularizarse la temporada de lluvias en el estado, mitigando las consecuencias que ha dejado en el ganado y apicultura.

En el reporte trimestral de la Comisión Nacional del Agua, en el mes de mayo se tendrá un 50 por ciento menos de lluvias de acuerdo al registro de años anteriores. Destaca que en el 2020 en este mes se tuvieron 83 por ciento menos de precipitaciones pluviales.

Este mes en los municipios de Valparaíso, Fresnillo, Jerez, Susticacán, Nochistlán y Apozol se registrarían lluvias normales.

 

Junio

El año pasado se registró un déficit de lluvias de hasta un 84 por ciento, pero este 2021 se esperan precipitaciones pluviales normales sobre todo en la parte norte y centro del estado.

En sectores del norte del estado, se tendría un ligero déficit de lluvias, que son los municipios de Melchor Ocampo, Mazapil, El Salvador. 75 % de sus lluvias normales.

En el resto del estado se esperan lluvias por arriba de las normales, esto debido a que el 1 de junio inicia la temporada de ciclones tropicales en el Atlántico.

 

Julio

Julio sería el mes más lluvioso de la temporada, así como el año pasado, que llovió un 131 por ciento más de lo registrado en el histórico.

 

Continuar leyendo

Agricultura

Producen suficientes flores para el 10 de mayo

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. -La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural informó que la producción nacional de las flores ornamentales preferidas para la celebración del 10 de Mayo está garantizada con 32 millones 042 mil gruesas de crisantemo, rosa, gladiola, clavel, aster, lilium, gerbera, nardo y girasol, al cierre del ciclo agrícola 2020.

Con motivo de esta celebración, la dependencia federal reiteró su llamado a la población en general a comprar flores en los mercados locales y tianguis para impulsar a los comercios y productores de pequeña escala que ponen sus mercancías al alcance de todos.

En el país se cultivan distintas variedades con formas, colores y aromas agradables y son de gran demanda para obsequiar durante las celebraciones que tienen lugar en México, entre ellas el “Día de la Madre”.

 

De acuerdo con cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), los floricultores mexicanos generan al menos 41 clases de flores que cubren una superficie anual de aproximadamente 14 mil 750 hectáreas, distribuidas en 20 entidades federativas.

Destacan la flor de crisantemo, la de rosa y la de gladiola, por la derrama económica que genera su producción. En 2020, éstas alcanzaron un valor de producción de cuatro mil 748 millones de pesos y 25.5 millones de gruesas, destacó.

En el caso de la flor de crisantemo, en 2020 el Estado de México aportó mil 587 millones de pesos, 87.8 por ciento del valor nacional, con lo que se colocó en el primer lugar en la explotación del ornamental, mientras que Puebla, San Luis Potosí, Morelos, Tlaxcala y Guerrero, aportaron el resto de la cosecha.

El Estado de México se situó también como líder en la producción de rosa, al generar en 2020 un valor de producción de mil 289 millones de pesos, 71.3 por ciento del total nacional.

Le siguieron Puebla, Querétaro y Morelos, que en conjunto aportaron 469 millones de pesos, lo que significó el 26.0 por ciento de la producción nacional, señaló la dependencia federal.

La flor de gladiola se cultiva en México tanto en el ciclo  primavera-verano como en el de otoño-invierno; nuevamente, el Estado de México se posiciona como entidad líder productora.

Tan sólo, en el ciclo primavera-verano 2020 registró las mayores cosechas del país con 311 millones de pesos, lo cual representó 27.4 por ciento del total logrado.

Puebla, Morelos y Michoacán, siguieron al Estado de México, en orden de importancia; en 2020 tuvieron, en conjunto, 655 millones de pesos, 57.8 por ciento de todo el valor de producción generado en el territorio nacional.

La gerbera se produce en el Estado de México, destina una superficie sembrada de 114 hectáreas, la cual produjo un millón 279 mil gruesas y generó un monto de 242 millones de pesos.

Mientras que en seis entidades se produjo el nardo y sobresalieron por su derrama económica: Morelos, con 44 millones de pesos; Estado de México, 17 millones de pesos, y Guerrero, ocho millones de pesos; en conjunto generaron 83.2 por ciento respecto del total nacional (83 millones de pesos).

En México, se cosecharon 582 hectáreas de girasol, de la que se obtuvo un volumen de 258 mil 604 gruesas; Estado de México, 196 mil 075 gruesas; Baja California, 59 mil 457, y  Morelos, tres mil 072. En conjunto generaron 69.4 millones de pesos, de los cuales el Estados de México aportó 79.7 por ciento.

En cuanto a la producción de clavel, especificó que el año pasado se obtuvo una producción de cuatro millones 462 mil 807 gruesas con un valor de 661 millones de pesos; en el caso de flor de aster, se alcanzaron seis millones 486 mil 413 manojos por 444 millones de pesos, y para el lilium fueron 798 mil 473 gruesas por 235 millones de pesos, así como 51 mil 530 manojos por 29.9 millones de pesos.

De acuerdo con el sector floricultor nacional, nuestro país es el tercer productor del mundo de plantas ornamentales y Xochimilco, localizado en la Ciudad de México, juega un papel importante en esta actividad productiva.

Datos del SIAP señalan que en las alcaldías de Xochimilco y Tláhuac se siembra una superficie de aproximadamente 40 hectáreas de tierra de cultivo de flores de la temporada, donde se producen anualmente alrededor de un millón 400 mil plantas.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.