Contáctanos

Agricultura

Vital orientar los mercados del café hacia condiciones sustentables, justas y competitivas

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La cafeticultura mexicana enfrenta el reto prioritario y urgente de orientar su comercialización local, nacional y de exportación hacia condiciones sustentables, justas y competitivas, pues ello incidirá sobre el ingreso y bienestar de las 500 mil familias productoras del aromático, presentes en cuatro mil 500 comunidades de 14 estados de la República, con predominancia en Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca, afirmó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Suárez Carrera.

Al encabezar la 33 conferencia del ciclo Autosuficiencia alimentaria e innovación tecnológica, que realiza la Secretaría de Agricultura, indicó que mejorar las fórmulas de intercambio del café a favor de estas familias –cuya producción es de pequeña escala y muchas de ellas de pueblos indígenas— es clave para las economías regionales y también para cuidar nuestro ambiente.

El café cultivado bajo sombra, abundó, ofrece valiosos servicios ecosistémicos, como la captación y retención de agua de lluvia y la captura de carbono. Es prioritario, dijo, buscar esquemas que propicien estabilidad en el mercado cafetalero, el cual es altamente volátil y lleno de incertidumbres.

El director ejecutivo de la Organización Internacional de Café (OIC), José Sette, habló de los efectos de la pandemia sanitaria en el mercado mundial del café –el cual implica una oferta de más de 165 millones de sacos de 60 kilos anuales-.

Destacó que desde diciembre de 2019 se observaron trastornos significativos, como la interrupción de la tendencia de aumento de la demanda global y bajaron las ventas de los mercados de especialidad, pues las cafeterías estuvieron cerradas o con restricciones por los confinamientos. Aunque de forma compensatoria se elevaron las compras de café por internet y la población siguió consumiendo en sus casas, agregó.

Del lado de la oferta, dijo el brasileño Sette, “hay efectos negativos que se notarán todavía mucho después del final de la pandemia”, pues se redujo la disponibilidad de mano de obra, se cerraron negocios y hubo pérdida significativa de ingresos en la cadena, lo que afectó la inversión y el mantenimiento de las fincas”.

A la situación anterior, expuso, se suman daños en la producción provocados por sequías y heladas en Brasil y Centroamérica, con afectación en la oferta, sobre todo en el rubro de los cafés denominados “otros suaves arábigas”, al cual pertenece México.

En ese marco, “los precios se recuperaron significativamente, sobre los 200 dólares por cien libras, pero es difícil pensar que los buenos precios persistirán indefinidamente”, anotó.

José Sette señaló que la OIC, con sede en Londres, trabaja desde 2019 con un Grupo Operativo Público-Privado del Sector Café, donde participa México, y su objetivo es la sustentabilidad, con cadenas de valor resilientes, que mitiguen los efectos de crisis climáticas y pandemias, y la materialización de este propósito implicará transformaciones de gran escala.

El Grupo involucra a tostadores, comerciantes, organizaciones no gubernamentales, donantes y representantes de gobiernos, y estará propiciando soluciones en un futuro cercano, refirió.

En la conferencia, denominada “La cafeticultura y la necesaria transformación de su mercado hacia sistemas sustentables, justos y competitivos”, el coordinador general de Agricultura, Santiago Argüello Campos, señaló que hacia el 2030 se prevé que la demanda global de café sume 200 millones de sacos, esto es, 20 por ciento más que los 167.6 millones actuales.

Indicó que México –con una producción anual de 4 millones de sacos y número 10 como productor de café en el ranking mundial— enfrenta el desafío de ser parte de las naciones que atiendan la demanda particular de cafés finos.

“Podremos hacerlo si mejoramos resiliencia, productividad, sistemas de comercialización y encadenamientos productivos”, apuntó.

Resaltó la problemática del café de México: baja productividad; falta de inversión en activos para la productividad (planta resiliente principalmente, viveros, lotes semilleros e infraestructura); alta volatilidad de precios internacionales de referencia; cambio climático, y poca innovación y cooperación internacional para problemas comunes regionales y globales.

Manifestó que México exporta, según datos de 2020, 124 mil 483 toneladas de café con valor de 437 millones de dólares (con Estados Unidos y Alemania como primeros destinos) e importa 31 mil 660 toneladas, con valor de 92 millones de dólares (con Brasil y Estados Unidos como principales orígenes). La importación responde a necesidades de calidades específicas y granos ya procesados.

El asesor de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras (CNOC), Fernando Celis Callejas, exhortó a analizar la dinámica de ingresos y egresos de las familias productoras, que son minifundistas predominantemente y que luego de años de problemas sanitarios, por roya, han dejado de tener al café como su principal fuente económica.

Expuso que los precios internacionales altos, como los actuales, no repercuten en inversión o beneficios en las huertas y por tanto es inviable esperar mejoras productivas, a menos de que se impulsen mecanismos de estímulos por reconocimiento de beneficios ambientales y esquemas de apoyos fiscales y que los apoyos públicos se orienten en parte a la renovación de las plantaciones.

El director general del Centro Agroecológico del Café (Cafecol), Gerardo Hernández Martínez, hizo un llamado a impulsar proyectos colectivos donde se valoren la calidad de los cafés de México, así como su producción sustentable, bajo sombra -condición que brinda beneficios ecosistémicos— y en los que se impulse la comercialización de café puro de México y marcas locales.

Añadió que, por sus condiciones agroclimáticas, de temperatura y altura respecto del nivel del mar, diversas regiones cafetaleras de México son un reservorio de cafés para la humanidad frente a la amenaza del cambio climático.

El presidente de la Asociación Nacional de la Industria del Café (Anicafé), Félix Martínez y Cabrera, comentó acciones que realizan las empresas afiliadas a esta asociación, por ejemplo, asistencia técnica y financiamiento a productores en programas especiales como “Por más Café”, de la empresa California, y entrega de plantas a productores.

Recalcó también su contribución en la renovación de hectáreas durante el reciente periodo de crisis por la roya, a través del Programa Integral de Apoyo a la Cafeticultura, en una asociación público-privada que limitó la caída de producción.

El asesor general de la Coordinadora Estatal de Productores de Café de Oaxaca (CEPCO), Miguel Ángel Tejero Villicañas, resaltó los aciertos que se logran con la organización campesina. La Coordinadora nació en 1989, en el marco del rompimiento del Acuerdo Internacional del Café, de la OIC, el cual brindaba un precio piso.

“Después de varios años, el proceso organizativo de la CEPCO ha logrado la apropiación del proceso productivo, agroindustrial y comercial. Tenemos hoy institución de carácter multi-activo que desarrolla acciones en las áreas de bienestar económico, humano y social”, señaló.

La CEPCO, precisó, agrupa a dos mil 801 pequeños productores de café orgánicos, de los cuales 41 por ciento son mujeres. Todos ellos están integrados en 45 cooperativas regionales ubicadas en 36 municipios, implicando a 128 comunidades. Cuentan con más de seis mil 200 hectáreas con café orgánico cultivado bajo sombra.

En esta economía campesina indígena, dijo Miguel Tejero, los productores obtienen ingresos diversificados por: café, miel, jornaleo, remesas, apoyos, traspatio y otros, y además la CEPCO ha logrado llegar al consumidor final con tres cafeterías llamadas: La Organización, donde expenden café de alta calidad.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Agricultura

Se prepara Durango para posible estiaje  

Published

on

DURANGO, DGO.- Una de las principales encomiendas de la administración del Gobernador Esteban Villegas Villarreal, es tomar acciones para rescatar el campo, mitigar el impacto de la sequía y apoyar al sector agropecuario, por ello la distribución del programa emergente de semilla de avena en beneficio de agricultores de los municipios productores.

Productores duranguenses de los municipios de Canatlán, Guadalupe Victoria, Poanas, Simón Bolívar, San Juan del Río, Nuevo Ideal, reciben Semilla de Avena Subsidiada para hacer frente a la época de estiaje, el programa considera la entrega de hasta 400 Kg. de Semilla de Avena para el establecimiento de 4 hectáreas por productor, lo cual permitirá que se cosechen hasta 10,000 kilos de forraje (10 toneladas), además el cultivo de avena, mejora el aporte de nutrientes en el suelo, gracias a la degradación de la biomasa, protegen la superficie de la erosión generada por escurrimientos de las lluvias y favorecen la infiltración de agua entre otros aspectos.

, Debido a las condiciones de sequía presentados en el estado durante el pasado temporal, resulta urgente poder implementar acciones que permitan garantizar el abasto de forraje para hacer frente al periodo de estiaje y evitar un alto índice de mortandad de ganado, comentó Ricardo Navarrete Gómez, secretario de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

“No nos vamos a quedar atrás; ustedes tienen Gobernador amigo”, dijo el Mandatario Estatal en un mensaje a hombres y mujeres que viven del campo.

 

Continuar leyendo

Agricultura

Se fortalece Producción para el Bienestar en 2023 con bancarización y acceso a fertilizantes

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante 2023 el programa Producción para el Bienestar (PpB) se fortalecerá al bancarizar en su totalidad a las y los productores de su padrón con el Banco del Bienestar; al incorporar en su padrón a productores de nopal del Altiplano central, y al participar alrededor de 1.5 millones de sus productores de maíz, frijol y arroz como receptores de Fertilizantes, afirmó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria, Víctor Suárez Carrera.

En conferencia de prensa virtual, el funcionario de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural habló de la evolución de este programa estratégico del Gobierno de México, sus presupuestos, número de productores beneficiarios y el tipo de cultivos y productos que son elegibles.

Explicó que el presupuesto del programa –que tiene presencia nacional—creció en las 32 entidades al pasar de nueve mil millones de pesos en 2019 a 15 mil 506.9 millones estimados para 2023, lo que representa 72.3 por ciento de aumento en términos nominales en el periodo.

Asimismo, dijo, entre 2019 y 2023 el abanico de productores elegibles para ser apoyados por el programa creció: en principio, PpB apoyaba a los de pequeña y mediana escala de maíz, frijol, trigo, arroz y otros granos y, paulatinamente, hasta 2022 ha incorporado a los de café, caña de azúcar, cacao y miel de abeja. Este 2023 integra también a productores de nopal del Altiplano central, agregó.

Además, los productores de pequeña escala de leche son beneficiarios de acompañamiento técnico del programa desde 2021 aun cuando no reciben apoyos directos, destacó.

El subsecretario señaló que en 2022 PpB brindó apoyos directos a favor de un millón 872 mil 698 productores, quienes cuentan con cinco millones 784 mil 457 hectáreas. Recibieron un total de 13 mil 286.2 millones de pesos. Los productores de granos de pequeña y mediana escala ocuparon el primer lugar como beneficiarios, al representar el 81 por ciento del padrón de beneficiarios.

Los datos del 2022, sostuvo, muestran que del total de beneficiarios, 83.5 por ciento son de pequeña escala –esto es, de hasta cinco hectáreas de temporal o hasta 35 colmenas— y el resto son de mediana escala –con más de cinco hasta 20 hectáreas de temporal o cinco de riego o con más de 35 y hasta 100 colmenas.

Asimismo, el 57.3 por ciento se ubican en municipios con población indígena, el 34.2 por ciento son mujeres, y el 60.9 por ciento son de la región sur sureste. Todo ello, subrayó, en línea con un precepto fundamental del Gobierno de México: ¡Por el bien de todos, primero los pobres!

 

Programa progresivo, equitativo e impulsor de la transición agroecológica

Víctor Suárez destacó que Producción para el Bienestar es un programa mucho más progresivo y equitativo que sus antecesores Procampo y Proagro. Reduce significativamente la desigualdad en la distribución de los apoyos.

En un cálculo de Gini realizado sobre población beneficiaria del programa se observa que este índice registró 0.51 en 1999, durante la operación de Procampo; en 2017, con Proagro vigente, obtuvo 0.27, y durante la existencia de Producción para el Bienestar alcanzó 0.23 en 2019, 0.21 en 2020 y 2021 y 0.11 en 2022. Mientras más se acerca el índice a 1.0 hay mayor grado de desigualdad y mientras más se aleja la desigualdad es menor.

Víctor Suárez señaló que el mejor dato del índice de Gini en 2022 obedece a la instrucción presidencial de entregar apoyos directos a los productores de menor escala (dos hectáreas o menos) de seis mil pesos (en comparación con los dos mil por hectárea que recibieron antes) para dar más a los que menos tienen. Ello mejoró la igualdad en la distribución de los apoyos, enfatizó.

El funcionario resaltó también logros de la Estrategia de Acompañamiento Técnico (EAT) del programa, misma que trabaja en favor de la transición agroecológica, impulsando prácticas sustentables, libres de glifosato y de transgénicos.

Informó que al cierre de 2022 la EAT está presente en 600 municipios de 27 estados, con cuatro mil 30 escuelas de campo, mil 200 técnicos agroecológicos y sociales y coordinadores que trabajan capacitando y estableciendo diálogo colaborativo con productores de maíz, café, miel, caña de azúcar, frijol, milpa y otros cultivos y con ganaderos lecheros de pequeña escala.

Los resultados que arroja este trabajo –señaló— se centran en el incremento de rendimientos, reducción de costos por tonelada, aumento en el uso de bioinsumos, menor utilización de glifosato y alza en el número de prácticas agroecológicas.

En el caso del maíz, en las escuelas de campo establecidas en 2019 se observó un aumento de rendimientos de toneladas por hectárea de 25 por ciento, luego de dos años, dijo.

 

Bancarización en Banco del Bienestar y acceso a Fertilizantes

El subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria informó que este 2023 se bancarizará al total de beneficiarios de Producción para el Bienestar, dos millones 43 mil 709, en el Banco del Bienestar.

Detalló que al iniciar el segundo semestre todos contarán con su tarjeta de débito de esta institución y podrán hacer los cobros de sus apoyos directos en las mil 342 sucursales que ya operan, y en las que vayan abriendo, pues existe el plan gubernamental de contar con dos mil 700 sucursales en la segunda parte del año.

También, destacó el hecho de que el programa Fertilizantes para el Bienestar, de la Secretaría de Agricultura, se amplió este año a toda la República y entregará fertilizante libre de costo a dos millones de productores de pequeña escala, de los cuales se estima que 1.5 millones son beneficiarios de PpB.

“Este es un apoyo extraordinario, pues se concentrarán las acciones de apoyo a los productores de pequeña escala a través de PpB, Fertilizantes para el Bienestar y Precios de Garantía para impulsar significativamente la producción agrícola sin transgénicos ni glifosato, así como para apuntalar la autosuficiencia alimentaria de las familias campesinas y mejorar la oferta de alimentos al mercado nacional para reducir gradualmente la dependencia de importaciones”, expresó.

En la conferencia participó la directora general de Apoyos Productivos Directos, Carmina Enciso Sánchez, quien precisó que la bancarización en Banco del Bienestar se realizará por medio de convocatorias que emitirán los delegados estatales de la Secretaría de Bienestar. “Nosotros podremos así transferir (a las tarjetas) el recurso que corresponde al productor”, comentó.

En una primera etapa, que arranca en febrero, se bancarizará a un millón 126 mil 273 productores, de 16 entidades, y en una segunda etapa, que inicia en marzo, se bancarizará hasta 917 mil 436 productores de otras 16 entidades, reportó.

Continuar leyendo

Agricultura

Siete estados libres de las plagas del aguacatero

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural refrendó como zonas libres de plagas reglamentadas del aguacatero a municipios y zonas agroecológicas de siete estados del país, con lo cual mantienen ventajas competitivas para movilizar y comercializar su producción.

La dependencia indicó que técnicos del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) confirmaron la ausencia del barrenador grande del hueso del aguacate (Heilipus lauri), barrenador pequeño del hueso del aguacate (Conotrachelus aguacatae y C. perseae) y de la palomilla barrenadora del hueso (Stenoma catenifer) en 41 municipios de Michoacán, 12 de Jalisco, cinco de Nayarit, cinco de Morelos, tres de Puebla, tres del Estado de México y uno de Guerrero.

También revalidaron su estatus de área libre cinco regiones agroecológicas de tres municipios del Estado de México, dos zonas de cuatro municipios de Guerrero y una región agroecológica de un municipio de Morelos.

Los productores pueden consultar la lista completa de municipios reconocidos como zona libre en la siguiente liga https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5677636&fecha=24/01/2023#gsc.tab=0v

El Acuerdo, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), establece que personal del Senasica constató la ausencia de las plagas con base en los resultados de los muestreos que se llevaron a cabo de conformidad con las normas oficiales NOM-066-FITO-2002 para el manejo fitosanitario y movilización del aguacate y la NOM-069-FITO-1995 sobre el establecimiento y reconocimiento de zonas libres de plagas.

Para no perder la condición de zona libre de estas plagas del aguacatero, los productores deben aplicar las medidas fitosanitarias establecidas en el artículo 107 del Reglamento de la Ley Federal de Sanidad Vegetal, anotó la dependencia.

El reconocimiento tiene vigencia de 24 meses, periodo en el que los técnicos del organismo de Agricultura evaluarán los resultados del muestreo para que, en caso de que se mantenga el estatus, se emita la nueva declaratoria de zona libre.

El Senasica opera la Campaña Nacional Plagas contra Plagas Reglamentadas del Aguacatero, Con el objetivo de combatir al barrenador grande y pequeño del hueso y la palomilla barrenadora en los estados productores, conservar las áreas libres y mejorar el estatus de las regiones bajo control, lo que permite garantizar producción suficiente para el abasto nacional.

Las plagas referidas ocasionan daños en el fruto, pues las larvas se alimentan de la pulpa y del hueso, lo que puede provocar hasta 90 por ciento de pérdidas a los productores, en especial los de pequeña y mediana escala, además de que su presencia implica restricciones de movilización y comercialización.

Michoacán es el principal productor de aguacate del país, con más de 1.8 millones de toneladas anuales, equivalentes al 74 por ciento de la producción nacional; Jalisco cosecha más de 256 mil toneladas; Estado de México, 123 mil; Nayarit, 75 mil; Morelos, 52 mil; Guerrero, 21 mil, y Puebla, 18 mil toneladas.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.