Contáctanos

Agro

Cooperación México- Francia

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Los gobiernos de México y Francia impulsan la formación de productores y profesionales del sector primario en el Sistema de Indicaciones Geográficas, el cual permite la protección de la diversidad de los sistemas agroalimentarios con su reconocimiento, acompañamiento técnico y desarrollo productivo.

Las indicaciones geográficas representan una oportunidad para que los productores de pequeña escala del país incursionen en prácticas comerciales de mayor relevancia e incluso exporten a mercados como la Unión Europea, aseguró el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula.

Al participar en el evento virtual de reconocimiento a becarios del Seminario Indicaciones Geográficas, el funcionario federal explicó que las indicaciones geográficas son un activo intangible que agrega valor a los productos agroalimentarios, al reconocer como signos distintivos la región que los produce.

Así, tenemos la vainilla de Papantla, el chocolate de Oaxaca o el café de Chiapas, entre otros, que son potencializados con el seminario impartido por el Centro de Investigación Agrícola Internacional para el Desarrollo Sostenible (CIRAD), resaltó.

“Su propiedad es colectiva, anclada firmemente en el origen geográfico a que se refieren. Esta referencia al origen geográfico —con mayor frecuencia en los productos agrícolas— en combinación con el uso de métodos tradicionales de extracción y procesamiento, ofrece interesantes posibilidades de comercialización en lo que se refiere al desarrollo de la imagen de marca de un producto”, apuntó.

Ante los embajadores de Francia y de la Unión Europea en México, Jean-Pierre Asvazadourian y Gautier Mignot, respectivamente, el titular de Agricultura expresó que las indicaciones geográficas abren oportunidades al turismo rural, dan valor agregado a los productos y generan oferta de otros bienes y servicios complementarios en las regiones a las que pertenecen.

Villalobos Arámbula señaló que esta administración tiene como premisa brindar a los productores de pequeña escala las herramientas y bienes públicos necesarios para integrarse a las cadenas productivas y alcanzar un desarrollo económico y social.

Bajo este esquema de formación para la construcción de una indicación geográfica, recibieron beca del gobierno francés siete mexicanos de la Universidad Veracruzana, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), del Colegio de Postgraduados, del Sistema Producto Vainilla, del Instituto Tecnológico de Tlajomulco, del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) y de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

El embajador Asvazadourian reconoció la amistad y colaboración entre Francia y México, que se concreta en acciones específicas, cooperación técnica, capacitación, intercambio de tecnología y relaciones comerciales que permiten contar con productos agroalimentarios franceses y mexicanos en los hogares de los consumidores de ambos países.

Indicó que el Gobierno de Francia otorgó becas a países de Latinoamérica y, en México, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural participó con la selección de candidatos que tomaron el Seminario de Indicaciones Geográficas. La nación europea tiene una larga historia de éxitos productivos, con el empoderamiento de productores agropecuarios regionales de pequeña escala, refirió.

Destacó que en Francia hay un registro de alrededor de mil indicaciones geográficas, con esquemas que vinculan al producto con su lugar de origen e inciden en el impulso de las cadenas de valor agregado, donde la identidad geográfica es tan diversa como su aportación en productos de calidad y promoción cultural.

El embajador Mignot, titular de la Representación de la Unión Europea en México, subrayó que este esquema es un factor fundamental de la economía en la zona, con unas tres mil 665 indicaciones geográficas, donde Francia e Italia encabezan la lista, que en total generan alrededor de 40 mil millones de euros en valor productivo y comercial, al representar productos agrícolas y pecuarios de calidad.

La directora divisional de Relaciones Internacionales del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Diana Heredia García, reconoció a los organizadores por trasmitir conocimientos que son motor del desarrollo de las comunidades rurales, con la promoción de los productos originarios.

Los investigadores Rebeca Menchaca (Universidad Veracruzana), Carlos Avendaño (INIFAP), Juan Florencio Gómez Leyva (Instituto Tecnológico de Tlajomulco) e Higinio López Sánchez (Colpos Campus Puebla) destacaron su formación para el desarrollo de indicaciones geográficas en productos como orquídea, flores ornamentales, vainilla, cacao, chocolate, mezcal y especies de chile, como áreas de oportunidad para el sector agrícola nacional.

Además, la productora Adriana Aparicio Gaya (Sistema Producto Vainilla) y los especialistas Javier Orlando Mijangos Cortés (CICY) y Delfino Reyes López (BUAP) externaron la importancia de las indicaciones geográficas en productos como la vainilla y maíces nativos, en beneficio de agricultores de comunidades indígenas.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Debate abierto del Consejo de la ONU sobre conflicto y seguridad alimentaria

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Ante el Pleno del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el  Gobierno de México llamó a que se cumplan las resoluciones sobre conflictos armados y hambrunas, que han sido adoptadas por los países miembros, dados los crecientes impactos de la crisis de seguridad alimentaria a nivel global.

Al participar en el debate abierto sobre Conflicto y seguridad alimentaria, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, destacó que el Consejo de Seguridad cuenta con herramientas encaminadas a hacer frente a estos retos, aun cuando todavía queda un largo camino por recorrer para su plena instrumentación.

En representación del Gobierno de México, el funcionario federal expuso que la resolución 2417, adoptada en 2018, representó un paso importante para reconocer los vínculos causales entre conflictos armados y hambrunas.

La declaración presidencial 2017/14, también reconoció el valor y la necesidad de que el Consejo sea alertado por el Secretario General, cuando hay riesgo de hambruna en zonas afectadas por conflictos, señaló.

En tal sentido, expuso que México, en su calidad de miembro electo de este Consejo, reitera su llamado para que se cumplan las provisiones de las resoluciones pertinentes que han sido adoptadas.

Villalobos Arámbula expresó que la inseguridad alimentaria es un asunto central en la agenda de paz y seguridad internacionales, y requiere la atención inmediata y sostenida de las naciones y los organismos internacionales.

Acabar con el hambre y la malnutrición, enfrentar las crisis humanitarias prolongadas, prevenir y solucionar los conflictos y consolidar la paz, no son tareas independientes, son acaso, aspectos complementarios de un mismo desafío, refirió.

El titular de Agricultura subrayó la importancia de los mecanismos de alerta temprana con los que cuenta el sistema de las Naciones Unidas. No obstante, dijo, las agencias humanitarias y de desarrollo deben tener la capacidad para identificar y prevenir situaciones que puedan desencadenar hambrunas y sus implicaciones para la paz y la seguridad internacional.

Consideró que es fundamental explorar mecanismos de excepciones por razones humanitarias, con el fin de facilitar el trabajo de estas agencias en circunstancias coyunturales. Para poner fin a la inseguridad alimentaria en situaciones de conflicto es necesario también reorientar recursos y prioridades, anotó.

Sostuvo que, en lugar de incrementar gastos en las armas que prolongan conflictos o aquellas que devastarían la vida humana, animal y vegetal, se destinen recursos a la acción humanitaria y, primordialmente, a atender las causas subyacentes de los conflictos, tal y como lo planteó el presidente Andrés Manuel López Obrador en noviembre pasado, ante el Consejo.

El secretario Villalobos Arámbula expuso el compromiso de México para sumarse a todos aquellos países que tengan como objetivo impedir que las personas sufran o mueran de hambre en un mundo que tienen las condiciones y la capacidad de evitarlo.

Explicó que si bien las causas de la inseguridad alimentaria son multidimensionales, es innegable que los conflictos armados, la mayoría bajo la consideración del Consejo de Seguridad, constituyen un factor determinante para propiciarla o agudizarla.

Las consecuencias de tales conflictos las paga injustamente la población civil. Ejemplos de ello, lamentablemente, no faltan, desde África hasta el Medio Oriente y, de manera más reciente, en Ucrania, enfatizó ante el secretario general de la ONU, António Guterres y el director general de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Qu Dongyu.

Por ello, calificó como inaceptable que, en un mundo de abundancia material y de recursos naturales, se gasten grandes cantidades de dinero para satisfacer costos superfluos o, en todo caso, no esenciales y que existan 193 millones de personas que viven en situación de inseguridad alimentaria, en 53 países.

Cien millones de ellos están en esa lamentable circunstancia a causa de conflictos armados, lamentó Villalobos Arámbula.

Convoca México en la ONU a construir puentes para evitar una crisis alimentaria global

La víspera de su intervención en el debate abierto en el Consejo de Seguridad, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, a nombre del Gobierno de México, participó en la Reunión ministerial sobre seguridad alimentaria global: Llamada a la acción, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

En el encuentro planteó que garantizar el derecho humano a una alimentación suficiente, nutritiva, accesible, inocua y de calidad y evitar una posible crisis alimentaria global, requiere de la suma de esfuerzos y de la voluntad para construir puentes y no levantar muros.

Llamó a construir alianzas y recibir financiamiento y equipo necesario para que los científicos agrícolas ayuden a los productores en todo el mundo a generar más alimentos con menos recursos y menos desperdicio.

No obstante, dijo, al incrementar los rendimientos agrícolas se debe prevenir la erosión de los suelos, la contaminación del agua y la pérdida de biodiversidad, además de reducir las pérdidas poscosecha en la cadena de distribución y consumo.

A nombre del Gobierno de México, Villalobos Arámbula se pronunció por lograr una sólida colaboración de redes de científicos para concretar alianzas estratégicas entre los centros de investigación agrícola en todo el mundo para construir sistemas alimentarios sostenibles.

Sostuvo que descubrir las innovaciones científicas más recientes para incorporarlas a los sistemas productivos en las cadenas agroalimentarias enfrenta no únicamente barreras de idioma o distancia sino además, barreras económicas e ideológicas.

Por ello, planteó que esta colaboración puede y debe ser posible, como aquellas contribuciones internacionales que permitieron que científicos de todo el mundo trabajaran juntos en el desarrollo de diversas vacunas para enfrentar una de las peores pandemias que ha azotado a la humanidad.

Ante el secretario general de la ONU, António Guterres, y el secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, el titular de Agricultura indicó que, en este llamado a la acción, el Gobierno de México tomó la determinación de honrar sus compromisos internacionales, mantener sus fronteras abiertas y garantizar una oferta exportable que ayude a contar con alimentos en las mesas del mundo.

Señaló que también se emitió un decreto para eliminar los aranceles a la importación de alimentos, con el fin de garantizar el suministro de la población mexicana, desde los mercados internacionales.

Esta estrategia se complementa con el impulso de acciones para facilitar la producción local de pequeños productores y la construcción de huertos urbanos y periurbanos para autoconsumo de la población, expuso el secretario Villalobos Arámbula.

Mencionó que esta estrategia debe complementarse con la inversión en proyectos que ayuden a producir los alimentos que se requieren en otras regiones del mundo, por lo que estamos abiertos a la construcción de alianzas público-privadas que permitan acceder a esas fuentes de financiamiento para el avío de las actividades agrícolas y garantizar suministro de productos agropecuarios y pesqueros.

Ante ministros y representantes de Agricultura y delegados de los países participantes, refirió que en la pasada cumbre sobre Sistemas Alimentarios, además de la recomendación para tener una dieta adecuada, quedaron pendientes temas como la importancia de fortalecer los sistemas productivos desde el inicio de la cadena hasta la protección de los recursos naturales y garantizar el que podamos dar de comer a los que nos dan de comer.

Expresó que el conflicto bélico en Europa del Este provoca movimientos migratorios forzados, reducen los espacios disponibles para la agricultura, pesca, ganadería y producción de alimentos en general, y pone presión adicional a las naciones para producir más alimentos en menores superficies y con menos recursos.

Continuar leyendo

Agro

Certifican a técnicos de PpB

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Los mil 100 técnicos de la Estrategia de Acompañamiento Técnico (EAT) del programa Producción para el Bienestar (PpB) están orientados hacia la transformación y el cambio del modelo de la revolución verde hacia uno con los principios de la agroecología, donde el protagonismo lo tienen los campesinos e indígenas, afirmó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Suárez Carrera.

Al encabezar el Evento de Certificación de Competencias del equipo de la EAT-PpB, destacó que los técnicos de la Estrategia están comprometidos en sus actividades profesionales porque, junto con sus pares de otros programas gubernamentales que operan en el campo –como Sembrando Vida—, fueron convocados por el Gobierno de México a trabajar de la mano de los productores y enfrentar la crisis de carestía de fertilizantes y alimentaria que atraviesan México y el mundo.

“Estamos siendo privilegiados en la EAT de ser parte de este llamado del presidente para responder al campo y a la nación y salir avantes de esta situación”, dijo Víctor Suárez.

En el evento, 741 técnicos agroecológicos, sociales y de apoyo de las 34 regiones en que opera la EAT-PpB recibieron certificaciones de competencias. Algunos, de manera simbólica, lo hicieron en la Ciudad de México, pero la mayoría lo hizo en sus regiones.

Se certificaron en una o más categorías de las siguientes: diseño de proyectos de inversión rural, organización de escuelas de campo con enfoque de comunidad de aprendizaje, mejoramiento participativo de maíz nativo y plan de transición agroecológica.

Los técnicos de la EAT-PpB trabajan con productores de pequeña escala de maíz y milpa, frijol, arroz, café, caña, cacao, miel, chía, amaranto y leche, detalló.

“Damos mucha importancia al mejoramiento de capacidades y competencias, pero orientadas a la práctica, a la transformación. No es el conocimiento por sí mismo, academicista, no es el certificado por sí mismo. Es porque cada vez necesitamos estar mejor preparados y capacitados para servir mejor a los campesinos e indígenas, que son la razón de nuestro trabajo”, sostuvo el subsecretario.

Destacó que todos los técnicos de la EAT deben capacitarse y certificarse de aquí en adelante, pues de otra forma dejarán de formar parte de la Estrategia. Comentó que estos técnicos son expertos: agrónomos, biólogos o profesionales de otras disciplinas relacionadas con el desarrollo rural y la producción agropecuaria.

“Son hombres y mujeres comprometidos con el campo, pues, en su mayoría, son oriundos de sus regiones y conocen a fondo los retos agronómicos, sociales y políticos de sus comunidades”.

Sistema de certificación orientado a la transición agroecológica

El director general de Organización para la Productividad de la Secretaría de Agricultura, Héctor Robles Berlanga, habló del Sistema Interinstitucional de Certificación-Acreditación de Competencias (SICACOM), el mecanismo con el cual se certificó a los técnicos.

El SICACOM, indicó, se creó como un sistema propio, interinstitucional y coordinado por la Secretaría de Agricultura para certificar y acreditar las competencias que se establezcan como claves en el desempeño de la función y tareas de acompañamiento técnico a productores. Está estrictamente orientado a la transición agroecológica para la autosuficiencia alimentaria del país.

El sistema está respaldado por instituciones expertas del sector y contribuye al logro de los objetivos trazados por el PpB y su EAT.

En el evento participaron directivos y representantes de instituciones públicas e instancias académicas, que han trabajado de la mano del programa Producción para el Bienestar en la operación de la EAT y en la capacitación de los técnicos.

Entre ellos estuvieron el subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública, Juan Pablo Arroyo; el jefe de la Unidad de Planificación y Evaluación de la Secretaría de Bienestar, Rodrigo Abdalá Dartigues; la directora adjunta de Desarrollo Tecnológico, Vinculación e Innovación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Aideé Orozco Hernández; el secretario de Agricultura y Ganadería del estado de Sinaloa, Jaime Montes Salas, y el rector de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), José Salas Ramírez.

Asimismo, estuvieron el director del Colegio de Posgraduados (Colpos) Campus Puebla, Filemón Parra; la directora del Departamento de Agroecología de la UACh, Virginia González; el experto  del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Alfredo Zamarripa; la profesora-investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Patricia Couturier, y la técnica social de la EAT en Michoacán, Kenia Janet Rodríguez Díaz.

Continuar leyendo

Agricultura

Participará México en reunión de la ONU sobre seguridad alimentaria

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Con la representación del Gobierno de México, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, participará en la «Reunión ministerial sobre seguridad alimentaria global: llamada a la acción», convocada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para enfrentar los impactos negativos de la crisis global de alimentos.

El evento, que se llevará a cabo en la sede de la ONU en la ciudad de Nueva York, del 18 al 19 de mayo, buscará movilizar acciones en torno a objetivos clave para abordar y mitigar los impactos de la crisis mundial sobre los sistemas agroproductivos y la seguridad alimentaria mundial.

Participarán representantes de alrededor de 30 países, que incluyen desde los más afectados por la actual coyuntura mundial, hasta aquellos que están en condiciones de tomar medidas para fortalecer la seguridad alimentaria mundial, nutrición y resiliencia.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y el secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, abordarán con los ministros temas como el aumento de la inseguridad alimentaria, el impacto global resultante y los pasos que la ONU está tomando en respuesta.

De acuerdo con Naciones Unidas, el acelerado aumento de los precios de los alimentos y la escasez de fertilizantes amenazan con desestabilizar sociedades frágiles, profundizar la pobreza extrema, aumentar el hambre, ampliar las necesidades humanitarias ya récord, aumentar la migración y causar una mayor dislocación económica.

El organismo internacional señala que el diferendo de Rusia contra Ucrania y el bloqueo y destrucción de puertos críticos del Mar Negro y otras infraestructuras, han interrumpido el suministro de productos alimenticios e insumos agrícolas clave como trigo, cebada, maíz, aceite de girasol y fertilizantes, que son fundamentales para la seguridad alimentaria mundial.

Incluso, refirió, antes del conflicto bélico el número de personas que enfrentan inseguridad alimentaria aguda desde 2019 aumentó a 161 millones, impulsado por los choques de suministro relacionados con la pandemia y los impactos del cambio climático.

La «hoja de ruta» que se discutirá en el encuentro incluye el establecimiento de contribuciones económicas, donación de granos y otros alimentos, así como la participación en proyectos de investigación para el desarrollo de innovaciones agrícolas e incorporar avances tecnológicos que permitan incrementar la productividad en forma sustentable.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.