Contáctanos

Agricultura

Publican Reglas de Operación del Programa Precios de Garantía

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Con el objetivo de alentar la producción agropecuaria que garantice la autosuficiencia alimentaria en granos básicos y leche, el Gobierno de México emitió las Reglas de Operación para el ejercicio fiscal 2020 del programa Precios de Garantía, el cual es operado por el Organismo Descentralizado Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), sectorizado en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

De acuerdo con el documento publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), este programa se aplicará a nivel nacional en beneficio de los productores que cumplan las condiciones de elegibilidad en maíz para consumo humano, frijol, arroz, trigo y leche.

También, la publicación, se ofrecerán incentivos a productores de arroz, trigo panificable y trigo cristalino.

En maíz serán considerados a beneficiar aquellos pequeños productores que sean poseedores de una superficie de hasta cinco hectáreas de temporal, quienes serán apoyados con un precio de garantía de cinco mil 610 pesos por tonelada con una compra máxima de 20 toneladas por ciclo.

Asimismo, se les otorgará un apoyo económico para flete de 150 pesos por tonelada para el recorrido parcela-Centro de Acopio, hasta 20 toneladas por ciclo, siempre y cuando cumplan con las normas aplicables y los criterios de elegibilidad.

En frijol serán elegibles quienes posean hasta 30 hectáreas de temporal o cinco de riego. El programa otorga un precio de garantía de 14 mil 500 pesos por tonelada, con volumen máximo de compra de 15 toneladas.

Las cosechas de maíz y frijol adquiridos por Segalmex, a través del programa, tendrán como destino prioritario atender las necesidades de abasto en las tiendas comunitarias de Diconsa. Los volúmenes remanentes serán vendidos a otros programas institucionales o al mercado abierto.

El apoyo para los productores de leche también está destinado a los pequeños (de una a 35 vacas) y medianos (de 36 a 100 vacas) productores, mismos que recibirán un precio de garantía de 8.20 pesos por litro, con volumen máximo de compra de 25 litros por vaca.

El caso de los productores de arroz y trigo panificable es diferente, ya que el país depende de su importación en un porcentaje mayor del 80 por ciento, de ahí que el programa Precios de Garantía ofrezca grandes incentivos.

El incentivo para el grano de arroz, destinado a la industria molinera nacional y para semilla, será de hasta 120 toneladas por productor. El programa otorgará la diferencia monetaria entre el precio de garantía (seis mil 120 pesos por tonelada) y el precio de mercado. También, se dará un incentivo por productividad a quienes contribuyan con 180 toneladas adicionales a las primeras 120 entregadas. Ellos recibirán el 50 por ciento del incentivo.

Para el trigo harinero, el programa incentivará hasta 100 toneladas por productor. Brindará un incentivo por tonelada, resultado de la diferencia del Precio de Garantía, de cinco mil 790 pesos, y el precio de mercado referencia establecido por Segalmex. A partir de las 100.1 toneladas, el productor podrá recibir el 50 por ciento del incentivo por tonelada. En lo referente al trigo cristalino, el cual es sembrado en Baja California, Sonora y en la región del Bajío, el incentivo será del 40 por ciento del incentivo otorgado.

Para acceder al programa Precios de Garantía los productores podrán estar inscritos en el Censo del Bienestar, el de Producción para el Bienestar o los propios que hayan sido generados por Segalmex y  Liconsa, o bien, registrarse según la mecánica operativa que se dispone para cada grano.

Cabe destacar que, para el ejercicio fiscal 2020, operarán los centros de acopio actuales y los que se vayan abriendo según la oferta de grano y la disponibilidad de infraestructura.

 

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Triunfa en la producción de frambuesa

Published

on

Jesús Martínez// Mi Tierra

Ahuisculco, Tala, Jal.- Por ser mayor su rendimiento, las berries siguen ganando terreno a la plantación de agave, consideró Eva Gisela Torres, agrónoma que ha logrado sobresalir en el sector agroalimentario al producir frambuesa, planta que sustituyó por el cultivo de caña.

Entre plantas de caña y agave azul se notas manchones blancos; túneles de plástico que abarcan de una hasta tres hectáreas de terrenos y en su interior mantienen a temperatura planta de frambuesa, cultivo que sigue ganando terreno por las “buenas” ganancias que deja a los campesinos.

El mayor mercado es Estados Unidos, seguido de Europa y Asia, lo que ha permitido que México llegue a exportar más de mil 500 millones de dólares y generar más de 200 mil empleos, según datos de la misma Sader, por lo que se convierte al igual que el aguacate y el tequila, entre los mejores productos agrícolas para exportación.

Gisela Torres además de  ser productora, asesora y trabaja en empresas dedicadas a la exportación de frutillas, por lo que su experiencia, comenta, ha sido de éxito para todos aquellos que han cambiado su cultivo tradicional a berries.

Ella comenzó hace dos años a trabajar la frambuesa, a principios del 2019. Ya en mayo se estableció el cultivo de la variedad Adelita, planta que tiene de vida 3 años de producción. En su primera cosecha se tiene un ciclo largo y el segundo año es un cultivo “explosivo”, porque en menos tiempo se tiene mayor cantidad de fruta.

Por hectárea, con un buen manejo, la frambuesa puede dar hasta 24 toneladas de fruto. Este año se ha comercializado el kilo a 110 pesos aproximadamente, y toda la frutilla se va para Estados Unidos, y “cuando la comercializadora se lo propone, se vende en Europa”, comentó la ingeniero agrónomo.

Para que un cultivo de una hectárea sea rentable, tiene que producir por lo menos 12 toneladas, de lo contrario se tiene un mal manejo.

Expresó que anteriormente, su familia mantenía cultivos de caña, pero se decidió a cambiar a la frambuesa luego de investigar y ver la rentabilidad del producto, lo que les permitió tecnificar una hectárea para plantar la Adelita.

Seguirán trabajando con frambuesa, por su producción y retorno de ganancias. Eso sí, advirtió que todos los días en cosecha se tiene que trabajar todos los días, sin tener descanso, “que no es lo mismo que la caña, que solo se viene de vez en cuando a revisarlo”.

En túneles y con un gasto de 4 mil metros cúbicos de agua por año, por ser dirigido, se tiene muy poco costo y gasto de agua.

Por herencia

Siendo su familia originaria del municipio, los abuelos de Eva le heredaron a su madre las tierras que durante años cultivaron con maíz y caña de azúcar.

Años después, la madre de Eva no supo cómo trabajar las tierras e invertía mucho en los cultivos, por lo que Eva, de adolecente decide estudiar para agrónoma y unos años más tarde hereda esas tierras de sus abuelos.

Cuenta que luego de salir de su carrera, vendió una parte de esas tierras para poder iniciar con el proyecto de la frambuesa y así comenzar su nueva historia dentro de la producción alimentaria.

“Me siento satisfecha, porque mucha gente no creía que fueran a funcionar y ahora preguntan que cómo le hice para hacer lo que tengo”, agregó.

Abejas indispensables

Sin las abejas no se tendría producción, porque son indispensables para la polinización.

“Si no tuviera abejas, no tendría fruta. Con ningún producto químico la podríamos remplazar”, agregó.

Ayudan a combatir la plaga Trips, un insecto que deforma nuestra planta y la frutilla.

Las abejas no generan miel, solo polinizan, por eso su gran actividad para que nuestras plantas puedan producir mucho.

Continuar leyendo

Agricultura

Crece producción de frambuesa

Published

on

GUADALAJARA, JAL. -La producción de frambuesa en Jalisco sigue en ascenso. Tan es así que la entidad ocupa el primer lugar nacional en esta fruta denominada “el oro rojo del campo mexicano”, ya que ha tenido una demanda al alza en el mercado de exportación y también en el ámbito doméstico.

El cierre de 2020 trajo consigo la producción de 104 mil toneladas en 6 mil 269 hectáreas, según las cifras oficiales. Esto trae consigo una significativa derrama económica en los municipios donde se cultiva, algunos de ellos muy cercanos a la zona conurbada tapatía.

Por la importancia de este cultivo, junto con las demás berries, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), a través de la Dirección General de Fomento Agropecuario, tiene contacto permanente con este sector, al que se le brinda apoyo en programas específicos, como el de extensionismo y la certificación de pequeñas unidades productivas.

 

Un ejemplo del despegue de la frambuesa se ha dado en Jocotepec, donde el cultivo inició a principios de los años 90 y se ha extendido progresivamente, al grado de que ya saturó las tierras que tienen disponibilidad de agua para riego en el territorio municipal.

Así lo comunicó el director de Desarrollo Rural de este municipio, Francisco Salazar  Hernández, quien refirió que ha sido tal el incremento de la superficie de frambuesa (y otras berries) que algunos productores que han sido exitosos con esta fruta, rentan tierras en otros municipios de la entidad. “Normalmente su forma de trabajar es rentar únicamente. Hacen su contrato por cinco o diez años, sobre todo cuando tienen la seguridad sobre la disposición del agua. Muchos de los empresarios de aquí, de Jocotepec, se han ido del lado de Mazamitla y del lago de Ciudad Guzmán”.

Por cierto,  Jocotepec concentra la cuarta parte de la producción estatal con 22 mil 382 toneladas, según el reporte oficial.

El funcionario hizo notar que la gran rentabilidad del cultivo, como también ocurre con los arándanos, las zarzamoras y las fresas, ha sido la clave de la expansión, dado que hay utilidades muy superiores a la siembra de los granos tradicionales. Agregó que también hay necesidad de inversiones iniciales de gran tamaño que luego se compensan con las tasas de retorno.

Francisco Salazar detalló que este arrendamiento de las tierras, distinta para el descanso de las propias, es una medida obligada por las recomendaciones técnicas de las empresas compradoras de las berries, pues sirven para revertir el agotamiento que se tiene en las parcelas luego de varios años del mismo cultivo. Abundó que en este descanso de las tierras, que tarda de uno a dos años, se introduce también materia orgánica para que las tierras recuperen su fertilidad y potencial productivo.

El funcionario municipal trajo a colación que algunas tierras cercanas a las localidades de Las Trojes, Potrerillos y San Luciano, quedan disponibles para el cultivo de berries, pero no se utilizan para ello por no tener el riego; mientras que en Zapotitán, Huejotitán y en la cabecera, donde sí hay agua, prácticamente ya no hay parcelas disponibles.

 

Continuar leyendo

Agricultura

Prevén crecimiento de producción Agropecuaria en 2021

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural estimó que al cierre de 2021 se prevé una producción agrícola, pecuaria y pesquera de 290.7 millones de toneladas, 0.5 por ciento más en comparación con las 289.3 millones de toneladas que se alcanzaron el año pasado, pese a la etapa de emergencia sanitaria.

De acuerdo con el documento Expectativas Agroalimentarias 2021, elaborado por el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), México se ha consolidado como el tercer productor agropecuario de América Latina y el doceavo a nivel mundial, gracias al positivo dinamismo observado en el sector primario.

Para el rubro agrícola se espera una producción de 264.7 millones de toneladas para el cierre de este año, 0.3 por ciento superior a las 263.9 millones de toneladas de 2020.

 

Para el rubro pecuario se prevé crecimiento de 2.2 por ciento, al pasar de 23.6 a 24.1 millones de toneladas de 2020 a 2021, mientras que para la pesca se pronosticó un alza de 5.3 por ciento, con una producción de un millón 904 mil toneladas, por arriba del millón 809 mil toneladas del año pasado, registradas por el SIAP.

El documento señala que la actividad agrícola, pecuaria y pesquera mexicana transitó en un entorno adverso en 2020, condicionado por el efecto de las medidas de distanciamiento social en el país y en las naciones con las cuales México mantiene un estrecho intercambio comercial de estos bienes.

No obstante, con distintos matices sectoriales, el sector agroalimentario registró, en general, un comportamiento productivo favorable. El volumen obtenido alcanzó 289 millones 275 mil toneladas, que significó un millón 863 mil toneladas adicionales en relación con las del año previo.

Así, la derrama económica en el campo y aguas nacionales superó el 1.2 billón de pesos, resaltó el documento del SIAP.

Indicó que en el año agrícola 2020 se sembraron 21 millones 259 mil hectáreas agrícolas, en las que se cosecharon 263 millones 887 mil toneladas.

El incremento del volumen fue resultado de una mayor cosecha de forrajes y hortalizas; principalmente pastos y maíz forrajero en el primer grupo, y chile verde y pepino en el segundo, explicó.

Los agroindustriales generaron una menor producción, principalmente por una disminución en las cosechas de caña de azúcar.

A su vez, la producción pecuaria mexicana alcanzó 23 millones 580 mil toneladas el año pasado, que representaron 523 mil toneladas adicionales a las totales generadas en 2019.

El volumen fue resultado, principalmente, del aumento en la producción de leche de bovino, carne de ave y huevo para plato. Del lácteo se obtuvieron 286 millones de litros adicionales, del cárnico 102 mil toneladas y del ovoproducto 53 mil toneladas, expuso el SIAP.

En 25 entidades productoras el volumen generado durante 2020 resultó mayor al del año previo, con un ascenso notable de la actividad pecuaria jalisciense, la cual consolidó un incremento de 139 mil toneladas.

De acuerdo con el documento del SIAP, la producción pesquera nacional de 2020 resultó 4.3 por ciento por debajo de la obtenida durante 2019, ante una menor producción de mojarra, macarela, barrilete, pulpo y camarón, principalmente.

La captura de sardina y jurel registraron un comportamiento favorable durante 2020, con alrededor de 675 mil y 46 mil toneladas, respectivamente, resaltó el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

Explicó que la menor demanda de productos pesqueros, asociada a las restricciones de la movilidad social, impactó las pesquerías mexicanas con clara vocación exportadora y generadora de divisas, entre ellas la acuacultura de camarón y la captura de pulpo.

Expuso que en 2020, la balanza comercial agropecuaria y agroindustrial reportó superávit, por sexto año consecutivo. Fue de 12 mil 347 millones de dólares y es el mayor saldo positivo en 26 años.

En tanto, la balanza de bienes agrícolas reportó en 2020 un superávit de cinco mil 820 millones de dólares, debido a que las exportaciones fueron 53.7 por ciento mayores a las importaciones, refiere el texto Expectativas Agroalimentarias 2021.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.