Contáctanos

Agricultura

Proyecto de Plantas Nativas

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Este año, el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, opera el Proyecto Nacional de Plantas Nativas para la Alimentación y la Agricultura, que promueve el desarrollo territorial de las comunidades rurales en donde encontramos pueblos originarios y quienes realizan una gran labor de colectas, conservación y uso sostenible y productivo de más de 60 especies de las que nuestro país es centro de origen.

La iniciativa, puesta en marcha por el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, representa una oportunidad para impulsar el sistema de producción tradicional “milpa”, así como la reconversión y diversificación productiva, que en su conjunto fortalecerán la  seguridad alimentaria en el país, con el aprovechamiento sostenible de estos recursos genéticos de especies como el maíz, frijol, chile, nopal, calabaza, amaranto, cacao, vainilla, cuetlaxóchitl (noche buena), cempaxóchitl (cempasúchil o flor de muerto) entre muchas otras más que México ha aportado para la seguridad alimentaria del mundo, destacaron directivos de la dependencia federal.

Durante la conferencia de prensa de Programas de Bienestar, se informó que entre los objetivos a desarrollar destacan la generación de políticas públicas en relación con la conservación, mejoramiento, producción y consumo de plantas nativas, mediante cinco acciones: (a) uso de semillas y material vegetativo de calidad; (b) prácticas agroecológicas que permitan la adaptación de los cultivos al cambio climático; (c) acompañamiento y redes de innovación; (d) vinculación a mercados tanto digitales como ligados a centros de consumo locales; (e) seguridad nutricional y biofortificación en algunos casos pertinentes.

Además, recuperar y trasladar a las futuras generaciones, el conocimiento histórico de estas especies, así como propiciar el mejoramiento vegetativo para la innovación a partir de estas plantas nativas que permitan lograr la producción de alimentos sanos con mayor aportación nutricional y mayor reconocimiento económico para las familias productoras que hacen esta gran labor de conservación y de aprovechamiento sostenible. Y para contribuir a esta labor, Agricultura recientemente creó el Comité Sectorial de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura (RGAA).

En el salón Tesorería de Palacio Nacional, el director general de Fomento a la Agricultura de la Subsecretaría de Agricultura, Santiago Argüello Campos, señaló que este proyecto nacional contribuye a la seguridad alimentaria del país con la producción de alimentos a partir de plantas nativas, y que han sido parte de la alimentación ancestral del pueblo de México, y que a su vez son parte del paisaje necesario para el desarrollo territorial de las comunidades rurales, a través del uso sostenible de más de 60 especies nativas cultivadas muchas de ellas bajo el sistema de producción “milpa” tradicional.

Asimismo, dijo, se promueve el consumo de plantas nativas de México como un referente de alimento saludable y nutricional para el mundo, a través de un trabajo interinstitucional con las redes de innovación, el aprovechamiento de la biodiversidad y la vinculación de productores de escala menor a los mercados locales, electrónicos y de comercio directo entre productores y consumidores.

Puntualizó que entre las plantas nativas destacan el frijol, maíz, chile, nopal, amaranto, cacao, vainilla; cuetlaxóchitl (flor de nochebuena) y cempasúchil, y que acorde a los registros estimados de domesticación algunas datan de hace más de 10 mil años como es el caso del maíz, otras como el chile y nopal con más de ocho mil años; frijol, siete mil 500 años, y amaranto, cuatro mil años.

Destacó que las acciones coordinadas de manera interinstitucional y de la mano con el sector productivo y de una manera incluyente, permitirán generar el material vegetativo de calidad que el campo de México necesita y siempre respetando la cultura, los usos y costumbres de los pueblos originarios y la herencia de los cultivos, a fin de fortalecer también el auto consumo y la venta de excedentes para mejorar los ingresos familiares de quienes nos dan de comer.

El titular del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), Leobigildo Córdova Téllez, indicó que en los bienes y servicios públicos para el rescate del campo y autosuficiencia y seguridad alimentaria el organismo desconcentrado de Agricultura tiene como función registrar las nuevas variedades y asegurar la multiplicación de semilla bajo normas de calidad.

Subrayó que el año pasado el crecimiento del uso de semillas mejoradas fue del dos por ciento, y este año las acciones para el abasto  de semillas de frijol mejorado se prevé incrementará seis por ciento, con la contribución del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), y se estima que en los próximos años aumente paulatinamente el uso de semillas certificadas en el país.

Precisó también que las estrategias a implementar en el manejo de semillas mejoradas prevén recuperar la calidad genética de variedades que siembran los agricultores y son aceptadas como alientos sanos por los consumidores; evaluar, validar y transferir variedades mejoradas, con potencial en el mercado, y promover la innovación de nuevo material vegetativo acorde a las necesidades del consumidor final y a los nuevos escenarios de cambio climático.

Destacó que entre los beneficios a los productores están el contar con sistemas locales de conservación y producción de semillas nativas de manera sustentable y productiva como bienes colectivos; operar  programas de abasto de semilla para que el agricultor tenga a su disposición la mejor semilla para siembra, contribuir de manera significativa a la autosuficiencia alimentaria y mejorar el nivel de nutrición y de bienestar de las familias mexicanas.

 

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Crece producción de chile verde

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – De origen mexicano, la producción de chile verde creció 2.7 por ciento en 2020, al totalizar tres millones 324 mil 260 toneladas, lo que mantiene al país como el segundo productor mundial y con creciente aceptación en los mercados internacionales, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Con base en cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), la dependencia federal puntualizó que el valor de la producción en 2020 sumó 34 mil 012 millones de pesos, lo que implicó un alza de 3.8 por ciento respecto de los 32 mil 762 millones de pesos del año previo.

El chile se produce en prácticamente todo el territorio nacional y es en nuestro país donde se cultiva la mayor variedad del mismo, afirmó Agricultura.

Las más de 100 variedades disponibles se concentran en 25 grupos de verdes y 10 de secos, entre los que destacan el jalapeño, poblano y serrano, los considerados dulces, como el morrón.

El chile verde, principal variedad por volumen y valor, se produce durante la mayor parte del año. La cosecha del ciclo otoño-invierno inicia en enero y concluye en agosto, mientras que el ciclo primavera-verano abarca de junio a febrero.

Agricultura destacó que, además de su innegable presencia en el consumo diario del mexicano, el cultivo es importante por el valor que aporta a la producción agrícola de las regiones involucradas, ya que genera ingresos competitivos para los productores.

Detalló que el principal estado productor de chile verde es Chihuahua, que en 2020 cosechó 723 mil toneladas que generaron cinco mil 011 millones de pesos, lo que implicó un incremento de 18.5 por ciento, respecto de 2019.

En la producción del picante también destacan Sinaloa, con 648 mil 222 toneladas; Zacatecas, 458 mil 943 toneladas; San Luis Potosí, 327 mil 124; Sonora, 223 mil 432 y Jalisco, 189 mil 611 toneladas.

Refirió que su cultivo requiere temperaturas templadas y calientes. En condiciones adecuadas, la planta mide entre 30 y 80 centímetros de altura y el fruto presenta características variadas: dulce o picante, según el estímulo gustativo que provoca, y el color rojo, anaranjado, verde, blanco o purpúreo, de acuerdo con el grado de madurez.

Estas particularidades se deben a las numerosas semillas y venas donde se concentra, en mayor o menor medida, la sustancia picante llamada capsaicina, señaló la dependencia federal.

Indicó que el consumo per cápita en México es de 17.2 kilogramos, mientras que su participación en la producción nacional de hortalizas alcanza 20.6 por ciento.

El chile se relaciona también con algunos efectos medicinales: aumenta el número de calorías quemadas durante la digestión, reduce los niveles de colesterol, es un anticoagulante y se asocia con cualidades antioxidantes.

Además, el pimiento se llega a usar en infusiones para atender el asma y resfriados, como analgésico y antiinflamatorio.

Continuar leyendo

Agricultura

Maíz cacahuazintle, el alma del pozole

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. -Con una producción de 23 mil 706 toneladas en 2020, el maíz cacahuazintle –que se siembra principalmente en los estados de México y Morelos— es el ingrediente central del tradicional pozole que deleitará los paladares de los mexicanos durante las fiestas patrias de septiembre y cuyo abasto está garantizado.

El cacahuazintle forma parte de las 64 razas de maíz que registra la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), cuyas características sobresalen por su sabor dulce, textura suave, consistencia harinosa y grano grande, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Al hervir, sus granos se abren por sí solos como una flor y sueltan espuma. El uso primordial del cacahuazintle es la elaboración del pozole. El nombre náhuatl de este platillo es pozolli, que significa espumoso.

Con datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), la dependencia federal detalló que en 2019 se obtuvo un volumen de 21 mil 274 toneladas. La primera entidad productora fue Morelos con 10 mil 215 toneladas, seguida del Estado de México con nueve mil 249 y Puebla con mil 389.

En 2020 la producción aumentó 11.4 por ciento respecto al año previo, al sumar 23 mil 706 toneladas. El Estado de México alcanzó el mayor volumen con 11 mil 534 toneladas, seguido de Morelos con 11 mil 088 y Puebla con 765 toneladas. La superficie cosechada ese año totalizó siete mil 199 hectáreas.

En el Estado de México, el cacahuazintle originalmente se empezó a sembrar en el Valle de Toluca y se usa principalmente para preparar pozole, elotes, esquites, pinole, atoles, galletitas y harinas. Actualmente ha cobrado relevancia la preservación de esta raza de maíz, comentó el productor de esta variedad, Juan Remigio Piña.

Explicó que en diciembre comienza la preparación de la tierra para la siembra de este maíz, se voltea la tierra y con ello se destruyen plagas como la gallina ciega y se incorpora follaje para tener abono orgánico y retener humedad.

Posteriormente, detalló, se seleccionan las semillas y se maduran con el sol para iniciar la siembra a partir del 15 de marzo al 15 de abril y se cosecha a principios de septiembre e incluso antes, para lo cual se pone a secar cuidadosamente en el sincolote (cesta para guardar el grano), para luego venderse descabezado, en mazorca o desgranado.

Este producto solo es de una temporada, con un rendimiento promedio de tres toneladas por hectárea, y alrededor del 50 por ciento de las cosechas se destina para el consumo local y el resto se vende, anotó el agricultor mexiquense.

Refirió que el Valle de Toluca es la cuna del cacahuazintle. “Aquí es donde existe el mejor maíz a nivel país, debido a las tierras volcánicas ubicadas en las faldas del Nevado de Toluca, es un orgullo para mí sembrar maíz, ser partícipe de una tradicional que viene desde nuestros abuelos, de amor a la tierra”, agregó.

Piña resaltó también el apoyo de las autoridades federales y estatales del ramo y de las instancias de sanidad vegetal, cuya labor es esencial para erradicar plagas y mejorar los cultivos.

Esta variedad de maíz no sólo se utiliza para preparar pozole, ya que en estados como Tlaxcala sirve para elaborar pinole, tamales y una golosina con piloncillo denominada burritos; mientras que en Hidalgo es parte esencial de la bebida llamada achocote.

Además, esta raza de maíz es altamente nutritiva, ya que aporta proteínas, grasas, carbohidratos, calcio, fósforo, magnesio, hierro, potasio  y vitaminas como A, E y B3.

Continuar leyendo

Agricultura

Refuerzan  mecanización en el sector cañero

Published

on

GUADALAJARA, JAL.- Los incentivos canalizados a las organizaciones de cañicultores jaliscienses llevan en común el enfoque de apoyar el aprovechamiento sustentable de la caña, tanto en las zonas de riego, como en las de temporal, según lo expresa el encargado del despacho de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), Salvador Álvarez García.

Al comentar sobre el avance del Programa Estatal para la Mecanización del Cultivo de Caña de Azúcar 2021, hizo notar que en la vertiente de este año, al apoyarse aspectos complementarios a los que fueron los apoyos para el corte de la gramínea con las máquinas cosechadoras, ahora se incide en otras acciones, como el apoyo a las áreas agrícolas donde no se realizar el corte mecanizado, y también en facilitar el aprovechamiento de la materia vegetal derivada de la cosecha en verde.

Destacó que a los 10 millones de pesos aportados por la SADER Jalisco en este programa, los cañeros añadieron 35.5 millones de pesos por lo que la inversión en este esquema superó los 45 millones de pesos, lo que muestra el interés de los productores de este sector de avanzar en el desarrollo sustentable.

Ante la cercanía de inicio de la zafra 2021-2022, expresó que hay un escenario de más optimismo en relación al periodo anterior, dado que el comportamiento del temporal augura mayor producción en las parcelas que aún no tienen acceso al riego.

Por su parte, el coordinador de Fomento Agrícola y Reconversión de Cultivos, Gerardo Medina Chávez, detalló que ya se tiene un avance sustancial en solventar los trámites administrativos, de modo que las organizaciones de cañeros cumplan su objetivo en la adquisición de los equipos que decidieron incorporar a sus tareas, como alzadoras, remolques y máquinas desmenuzadoras.

Resaltó que con las máquinas apoyadas se tienen las posibilidades de darle prioridad a la conservación de los suelos, con la reducción de quemas agrícolas y el aprovechamiento de los residuos de la biomasa de la caña, además de enfrentar los problemas de escasez creciente de los cortadores ante la competencia con otros cultivos agrícolas a través de la mecanización de las actividades.

El esquema del Programa de Mecanización del Cultivo de Caña de Azúcar 2021 supone la aplicación de 13 proyectos de organizaciones de los seis ingenios de Jalisco: Tala, Ameca, Autlán, Bellavista, Casimiro Castillo y Tamazula.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.