Contáctanos

Agricultura

Pequeñas unidades de producción y autosuficiencia alimentaria

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La política agroalimentaria  de México busca la autosuficiencia alimentaria,  y promueve un modelo productivo basado en la sustentabilidad y la salud de las personas, indicó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Suárez Carrera.

Al comparecer ante la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado de la República, el funcionario destacó que la política para el campo es incluyente, es para todos los productores, pero la prioridad por supuesto está en los de pequeña y mediana escala: “Cuando hay restricción en los recursos presupuestarios, la prioridad está en quien más lo necesita”.

Para los productores de mayor escala, dijo, hay acciones estructurales como el impulso presidencial y la aprobación del Senado del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), “lo cual vale más que cualquier apoyo”, agregó.

Asimismo, agregó, está vigente el subsidio a la tarifa eléctrica para el bombeo de agua para riego y se realiza una inversión pública para concretar dos presas que este gobierno recibió inconclusas, la Picachos y Santa María, que permitirá abrir 80 mil hectáreas al riego.

También, comentó, está la disponibilidad de crédito de la banca de desarrollo agrícola y la aplicación de 10 mil millones de pesos en la región de La Laguna para dotarla de agua, luego de extracciones excesivas de este recurso vital en la zona que propiciaron contaminación por arsénico y flúor.

El funcionario federal compartió con los legisladores los resultados del programa Producción para el Bienestar (PpB) al cierre del primer semestre de 2021.

Dijo que este programa prioritario del Gobierno de México, cuyos beneficiarios de apoyos directos son todos productores de pequeña y mediana escala, ha venido creciendo en recursos presupuestarios, al pasar de nueve mil millones de pesos en 2019 a 13 mil 500 millones en 2021, y en número de beneficiarios, al subir en ese periodo de 2.1 millones a una meta de 2.3 millones de productores y productoras (de la cual se ha atendido hasta ahora a 1.9 millones).

El subsecretario recordó que –además de apoyos directos destinados a generar liquidez para la producción de maíz, frijol, trigo, arroz, otros granos, amaranto, chía, café, caña de azúcar, cacao y miel de abeja— Producción para el Bienestar cuenta con dos estrategias.

Una es de Acompañamiento Técnico que impulsa la productividad por medio de prácticas sustentables, agroecológicas, y otra de Acceso al Financiamiento, la cual tiene por ahora una serie de proyectos pilotos que se desplegarán durante el segundo semestre del año a favor de productores de maíz, frijol, arroz, café, caña y leche, con un recurso financiero de mil millones de pesos, un fondo de garantía y el beneficio de tasas blandas.

Víctor Suárez fundamentó por qué PpB se enfoca en los productores de pequeña y mediana escala.

“Para anteriores administraciones la pequeña unidad de producción tenía que desaparecer; hubo una política deliberada contra la agricultura campesina y la propiedad social de la tierra. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador considera, en cambio, que estas pequeñas unidades de producción tienen la capacidad de alimentar a México”, anotó.

El 93 por ciento de las unidades de producción rural son de pequeña y mediana escala, son predios de hasta 20 hectáreas, y a pesar de todo el abandono que sufrieron por parte de gobiernos anteriores, han mantenido su capacidad productiva: son responsables de 54 por ciento de la producción nacional de alimentos y de 85 por ciento del empleo pagado en el campo, además de ser los guardianes de la diversidad biológica del país, indicó.

Asimismo, refirió, estos productores de pequeña y mediana escala son quienes generan la mayor parte del café, del agave (base del tequila y el mezcal), la caña de azúcar, el maíz, el frijol, la piña, la fresa, y otros más cultivos en México, incluso del aguacate, estrella de las exportaciones agrícolas.

En su comparecencia, el subsecretario resaltó las bases de la política agroalimentaria: la autosuficiencia alimentaria, con el impulso de la producción, la productividad sustentable de alimentos básicos y la producción y uso de insumos domésticos; el enfoque en pequeños y medianos productores; los apoyos directos y sin intermediarios (en el pasado hubo cientos de programas para el campo, que se concentraron en los productores de gran escala, y muchos de esos programas con alto grado de corrupción e intermediarismo, sin ninguna incidencia en favor de la producción); la transición hacia sistemas agroecológicos, sin transgénicos ni glifosato (herbicida que, se prevé, México dejará de usar en enero de 2024), y un enfoque de derechos humanos, en particular de respeto y promoción de los derechos indígenas.

La comparecencia fue coordinada por el presidente de la Comisión senatorial, José Narro Céspedes, y el mensaje inicial fue del presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal Ávila, quien destacó que, del total de la población rural de México, de 26.4 millones de personas, 17 millones son pobres y de ellos cinco millones están en pobreza extrema.

Destacó la importancia de fortalecer las políticas para el campo a favor de los más pobres, considerando que esto es un acto de justicia, pero además el hecho de que el sector primario es fundamental para la viabilidad de la nación, pues es el responsable de alimentar a la población.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Estimulación de lluvias logra efectividad de 98 por ciento

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – El proyecto de estimulación de lluvias, mediante el cual se realiza la aspersión del reactivo Rainmate sobre las nubes para propiciar precipitación, ha sido efectivo en 98 por ciento, ya que se ha registrado lluvia en 71 de los 72 vuelos llevados a cabo en los seis estados donde se puso en marcha, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

La dependencia federal, a través de la Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza) y con el apoyo de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), inició el proyecto en junio pasado en Sinaloa, Sonora y Chihuahua, con el objetivo de mitigar los efectos de la sequía en la agricultura y ganadería de estas entidades, en beneficio de productores agrícolas y ganaderos.

Un mes después, el proyecto se amplió a los estados de Coahuila, Zacatecas y Durango, que también han registrado afectaciones por la sequía que afectó principalmente al norte del país.

De acuerdo con el reporte de la Conaza, los vuelos de estimulación de lluvia están llegando al número programado para una temporada de sequía. El 7 de septiembre se realizó el último vuelo en Sinaloa, después de 26 vuelos exitosos.

En Chihuahua se han llevado a cabo 22 vuelos de un posible total de 26, dadas las existencias de reactivo en el sitio y la disponibilidad de aviones; en Torreón, Coahuila han sumado 10 vuelos y en Sonora no ha habido recientemente condiciones para los vuelos, por lo que se mantienen en 14.

Hasta el momento, la mayor lluvia precipitada acumulada corresponde a tres mil 740.22 hectómetros cúbicos, generada por los 26 vuelos en Sinaloa, le sigue Chihuahua con mil 614.02, en 22 vuelos; Sonora, mil 016.71 y 14 vuelos, mientras que en Coahuila y Zacatecas se han acumulado 299.50 hectómetros cúbicos en 10 eventos.

Esto implica que se han registrado seis mil 670.45 hectómetros cúbicos en total en los polígonos de referencia, mediante 72 vuelos, donde sólo uno no ha sido exitoso, lo que marca 98.64 por ciento de efectividad, refirió la dependencia federal.

Agricultura destacó que los primeros resultados al comparar los “excesos de lluvia” provocados por la aplicación del reactivo, muestran incrementos mayores a los estimados al inicio de la temporada, que fueron del 20 por ciento.

Así, los “excesos de lluvia” han sido superiores al 40 por ciento, con base en la comparación entre los valores predichos por el equipo de meteorología y los valores registrados en los pluviómetros instalados con el fin de hacer una contabilidad.

El principal impacto que se tiene sobre la población objetivo de la Conaza, que comprende ocho millones de hectáreas, es el aumento de cobertura vegetal con relación a la condición inicial, pues ya se observan matorrales y pastizales que servirán para la ganadería extensiva.

También, beneficia a la agricultura de temporal, el arbolado y los cuerpos de agua, aunado al aumento en los niveles de almacenamiento de las presas contempladas en los polígonos de estimulación.

Además, ha contribuido al combate de los incendios forestales en tres entidades del país, pues al inicio del proyecto en Chihuahua –en junio pasado- había 25 incendios que requerían atención prioritaria, de los cuales tres se ubicaban en Áreas Naturales Protegidas (ANP), mismos que se extinguieron en un lapso de 10 días.

Los incendios en Chihuahua, además de otros que se presentaron en los estados de Sonora y Sinaloa, se apagaron en la tercera semana de junio gracias a la estimulación de las nubes para propiciar las lluvias.

La dependencia federal explicó que el proyecto consiste en liberar moléculas de yoduro de plata en las nubes para precipitar la lluvia y de esta manera ayudar a que las presas y las cuencas reciban el líquido.

El objetivo es recuperar la humedad del suelo para propiciar el crecimiento de alimento para el ganado, la siembra de cultivos de temporal y de una forma colateral se esperan escurrimientos a las presas, con lo cual se beneficiará a un mayor número de productores de los estados involucrados.

La Secretaría recordó que la FAM aportó al proyecto dos aviones King Air 350i, con capacidad de reacción inmediata para las condiciones de operación que se requieren, además se cuenta con pilotos experimentados.

La planeación y programación de este tipo de vuelos se lleva a cabo a partir del análisis de las condiciones meteorológicas -por parte de meteorólogos de ambas dependencias- sustentadas con información obtenida mediante aplicaciones móviles e imágenes satelitales.

Continuar leyendo

Agricultura

Buenas perspectivas para mango de la Costa de Jalisco

Published

on

GUADALAJARA, JAL.  – Actualmente hay un momento propicio para que el mango de la Costa de Jalisco cuente con un perfil más atractivo, particularmente en que mejore su estatus sanitario y con ello se proyecte a mejores nichos de mercado en beneficio de sus productores.

Al respecto, el responsable del despacho  de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), Salvador Álvarez García, refirió que afortunadamente hay consenso en la cadena productiva para un operativo frontal contra la presencia de la mosca de la fruta, de modo que en un plazo cercano esta plaga se tenga en parámetros de zona libre.

Resaltó el funcionario estatal que se tiene como punto de partida la mejor disposición de la Agencia de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria de Jalisco (ASICA), y su contraparte federal, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Alimentaria (Senasica), además del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Jalisco (Cesavejal).

Al respecto, el dirigente del Sistema Producto Mango Jalisco, Jorge Sánchez, afirmó que recientemente se hicieron los planteamientos a las dependencias competentes, obteniendo respuestas muy favorables.

Aseveró que lo que se pretende es que se establezca un programa formal con metas y tiempos definidos para que el mango jalisciense cuente con el reconocimiento de ser producido en una zona libre de la mosca de la fruta, lo que además de abrirle mercados más atractivos, también traería menores costos de producción al dejar de gastar en el tratamiento hidrotérmico de la fruta

Indicó que a reserva de lo que se determine por la autoridad, una meta inicial de zona libre del insecto sería una superficie de tres mil 500 hectáreas que en un plazo determinado quedarán reconocidas.

En lo que fue la temporada de corte del mango en este año, dijo que se tuvo un periodo poco afortunado, debido –en una primera instancia– al problema de la sequía que repercutió en que éste alcanzara un tamaño menor, por lo que su precio es castigado en el mercado de la fruta fresca.

Posteriormente, cuando se vino la producción de fruta de variedad tardía, el  impacto de los huracanes acabó con gran parte de la oferta comercializable del reciente verano.

Sánchez añadió que en el caso de su organización de productores en Tomatlán, de haberse comercializado 100 embarques hace un año, en la reciente temporada solo se movilizaron 46, lo que revela la caída de la producción.

El mango se cultiva desde 1960 en la región Costa de Jalisco. Actualmente es el principal cultivo frutícola comercial con una superficie potencial aproximada de siete mil 185 hectáreas (SIAP, 2020) distribuidas, de manera más notable, en los municipios de Cihuatlán, La Huerta y Tomatlán.

Para esta temporada 2021 se contempla una producción de 96 mil toneladas, teniendo como destino el mercado nacional, aunque en su mayoría la producción se destina a la exportación.

Continuar leyendo

Agricultura

Pretenden  preservar riqueza genética del maíz

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Expertos en historia, biodiversidad, legislación y cultura del maíz coincidieron en la necesidad de generar sinergias de política pública y acción social que permitan la protección y permanencia de los maíces nativos de México, que suman alrededor de 60 variedades.

Lo anterior implica una visión holística que fomente la cultura y el cuidado del territorio en manos campesinas, los recursos naturales, la diversidad biológica y la cocina tradicional mexicana, con los maíces como insumo fundamental.

“Ninguno de estos elementos puede sobrevivir desligado del otro”, señaló el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Suárez Carrera, al participar en el encuentro “Cultura, cocina, legislación y protección de nuestro maíz”.

Destacó el mandato establecido en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 y en el Programa Sectorial de Agricultura, de avanzar en la autosuficiencia alimentaria en maíz, frijol, arroz, carne de res, cerdo y aves, huevos y leche.

Destacó también las acciones que realiza el programa prioritario Producción para el Bienestar (PpB) en este reto, en lo relativo específicamente al maíz.

Destacó que este programa, que trabaja en forma paralela con otros como Sembrando Vida, Precios de Garantía y las acciones de Segalmex-Diconsa-Liconsa, ha entregado apoyos directos a un millón 605 mil 472 productores de pequeña y mediana escala de maíz y milpa durante este 2021, esto es, 74 por ciento del total de productores que han recibido apoyos del programa.

El 60 por ciento de estos maiceros, abundó, se ubican en el sur sureste, 61.3 por ciento son de municipios reconocidos de población indígena, 85.6 por ciento son de pequeña escala pues cuentan con predios menores a cinco hectáreas de temporal y 31.7 por ciento son mujeres.

En la conferencia -que fue la número 28 del ciclo Autosuficiencia Alimentaria e Innovación Tecnológica que organiza la Secretaría de Agricultura, y que ocurrió en el marco de las conmemoraciones del Día Nacional del Maíz, a celebrarse oficialmente el 29 de septiembre-, el subsecretario señaló que Producción para el Bienestar se guía por preceptos como: que los que nos alimentan, coman y vivan bien; el impulso a una transición agroecológica sin transgénicos, sin glifosato y sin plaguicidas altamente peligrosos, y enfoque de derechos humanos, con especial respeto a los derechos indígenas.

Para ello, indicó que el programa se apoya en sus dos estrategias: de Acompañamiento Técnico y de Fomento al Acceso al Financiamiento con tasas blandas para productores beneficiarios que asumen prácticas y planes de producción agroecológicos.

En nombre de la titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, la directora general de Sector Primario y Recursos Naturales de la institución, Adelita San Vicente Tello, destacó que el Gobierno de la Cuarta Transformación está comprometido con el maíz y con la agricultura campesina de pequeña escala, guardiana de nuestros maíces nativos.

Esta agricultura, dijo, es responsable del 40 por ciento de la producción de nuestros alimentos, y el maíz es el cultivo que más se siembra en el país.

México, incluido Mesoamérica, se considera el centro de origen del maíz, y es el país con mayor diversidad de este cereal. También, se considera como centro de domesticación constante porque cada ciclo en el que un productor selecciona su semilla, sobre todo los de pequeña escala, lo hace considerando las características climáticas cambiantes, y así está adaptando el cultivo a las mismas, expresó.

La escritora y académica Cristina Barros Valero, recordó que hace 14 años, más de 300 organizaciones ambientalistas, de mujeres, defensores del territorio, académicos y científicos, organizaciones no gubernamentales, intelectuales, cineastas, chefs y ciudadanos independientes comenzaron a impulsar la Campaña Sin Maíz no hay País, actualmente vigente.

Esa Campaña es la responsable de la creación del Día Nacional del Maíz, el cual se hizo oficial en 2019, y es la que ha propiciado una serie de acciones sociales, culturales y legales para protegerlo de la embestida de maíces transgénicos y de un modelo de alimentación ultra procesada.

Destacó que todas estas acciones son parte integral de la preservación de la cocina tradicional, de prácticas milenarias –como la nixtamalización— y de todo lo que implica la prevalencia de los maíces nativos, como son las culturas campesinas, la presencia campesina en territorio y la riqueza biológica que tiene México.

La actriz, dramaturga y senadora suplente Jesusa Rodríguez realizó el performance “Diálogo con Xilonen-Xicomecóatl, la Diosa del Maíz», donde esta deidad, “diosa de siete serpientes, dueña de los mantenimientos, principal patrona de la vegetación, diosa de la fertilidad, diosa donante de la vida y de la abundancia” lanzó un llamado a los humanos a buscar su alimentación en las plantas y dejar de consumir productos chatarra y de origen animal.

El coordinador de Memoria Histórica y Cultural de México de la Presidencia de la República, Eduardo Villegas Megías, mencionó pasajes históricos donde el maíz fue protagonista.

Comentó que, en el Virreinato, los colonos españoles y las órdenes religiosas ocuparon amplias extensiones de consumo e imponían lo que pensaban debía ser objeto de arado, con lo cual propiciaron un desplazamiento del maíz. Ello provocó levantamientos sociales, como en 1875, cuando una fuerte sequía encareció el precio del maíz dado el acaparamiento de grano en manos de algunas alhóndigas. Hubo hambruna y desabasto de lo que había sido el alimento principal de los antiguos pobladores mexicanos, el maíz.

El abogado Michael Negrete habló en nombre de la senadora Ana Lilia Rivera, respecto del marco legal del maíz. Recordó que el 13 de abril de 2020 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la primera legislación federal dedicada al fomento y protección del maíz nativo.

Esta ley, dijo, tiene como nota distintiva ser el único ordenamiento normativo del sistema jurídico mexicano que reconoce explícitamente al maíz nativo junto con las prácticas tradicionales relacionadas con su producción, comercialización y consumo, como una derivación directa de los derechos humanos a la alimentación y a la cultura establecidos en el artículo Cuarto de la Constitución General.

Afirmó que la ley impone al Estado la obligación de garantizar la conservación in situ de los maíces nativos, así como fomentar la creación de Bancos Comunitarios de Semillas de Maíz Nativo por parte de ejidos y comunidades, quienes podrán constituirlos de conformidad con su normatividad interna, usos o costumbres.

Así, la ley impone un coto de veda al maíz, que lo protege jurídicamente de las amenazas de la agroindustria transnacional, basadas en transgénicos acompañados de paquetes de plaguicidas altamente peligrosos, indicó.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.