Contáctanos

Agricultura

Fortalecen sustentabilidad en sectores productivos

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, en coordinación con organismos nacionales e internacionales, inició el proyecto del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) “Integración de la Biodiversidad en la Agricultura en Paisajes Rurales de México”, con el objetivo de producir alimentos con un enfoque territorial que considere prácticas agronómicas más sustentables con la conservación y aprovechamiento de los recursos naturales.

El GEF es un fondo fiduciario multilateral que apoya la acción ambiental en los países y es el principal mecanismo de financiamiento para múltiples convenciones ambientales de la Organización de las Naciones Unidas; atiende problemáticas de alcance mundial: en materia de biodiversidad, cambio climático, degradación de la tierra, productos químicos y aguas internacionales. El GEF realiza donaciones a países para enfrentar estos desafíos, a la vez que contribuye a objetivos clave de desarrollo sostenible, como la seguridad alimentaria.

Es la primera vez en México que la Secretaría de Agricultura lidera un proyecto del GEF de forma multisectorial —hasta ahora sólo los realizaba el sector ambiental—, lo que refleja el rumbo que esta administración le ha dado al sector productivo.

Para el desarrollo de este proyecto, en el lapso de cinco años el GEF aportará 10 millones de dólares para que la Secretaría —como agencia ejecutora— y la organización ambiental Conservación Internacional México —como agencia implementadora— logren fortalecer la conectividad biológica entre territorios, promover prácticas de producción sustentable y acceso a mercados de pequeños productores y medianos productores en seis regiones seleccionadas de nuestro país.

La agrupación Conservación Internacional tiene como misión destacar y asegurar los beneficios críticos que la naturaleza brinda a la humanidad, como alimentos, agua dulce, medios de vida y un clima estable.

En el evento virtual, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, señaló que el reto es transitar hacia sistemas de producción más sustentables: “los suelos, el agua, pero también la biodiversidad, son recursos invaluables que debemos proteger si pensamos en seguridad alimentaria”.

Subrayó que este es un giro importante de esta administración en atención al sector productivo, donde es tomada en cuenta una solicitud de Agricultura de esta naturaleza, lo cual suma a los objetivos de sustentabilidad y hacer más eficientes y productivos los sistemas alimentarios del país, considerando reducir la huella hídrica y no expandir la frontera agrícola.

Destacó que la participación en conjunto en este proyecto tendrá mayor alcance e impacto, toda vez que se trata de una alianza nacional para fortalecer los objetivos de integrar la biodiversidad y la agricultura del país –con una visión integral, incluyente y sustentable—, además de alinear recursos para lograr un desarrollo más equitativo en el campo mexicano.

Precisó que transitar a un sistema de producción más responsable y sustentable implica el manejo óptimo de los recursos naturales, así como la conservación y aprovechamiento de la biodiversidad, “porque nos interesa la producción, pero también su permanencia al paso del tiempo, a través de buenas prácticas agrícolas y mejorar la calidad de vida de la población rural”.

La directora general de Atención al Cambio Climático en el Sector Agropecuario, Sol Ortiz García, indicó que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural se esfuerza en garantizar la productividad de alimentos, pero, además, trabaja en difundir una visión integral con enfoque territorial que considere prácticas agronómicas más sustentables que permitan conservar y restaurar los recursos naturales, así como disminuir la brecha social y económica entre los productores.

La también coordinadora del proyecto aseguró que esta iniciativa tiene el objetivo de integrar la biodiversidad en la gestión de paisajes rurales, con un trabajo multisectorial, a través de la implementación de políticas y prácticas sustentables en la agricultura, así como la concurrencia de recursos públicos a las necesidades territoriales detectadas a través de los análisis que el proyecto GEF, AGRIBIOMEX, pueda identificar.

Afirmó que la aprobación de este proyecto está antecedida por un importante trabajo de coordinación interinstitucional, en el que los sectores productivo, ambiental y social generan sinergias por un objetivo común: el bienestar de la gente que habita en las zonas rurales y que contribuyen a la producción de alimentos. Además, la propuesta inicial contó con el apoyo del Punto Focal Nacional ante el GEF, que se encuentra en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Además, de la Secretaría y sus diversas áreas, en el proyecto colaboran la Oficina de la Agenda 2030 de Presidencia de la República, el Instituto Nacional de la Economía Social (INAES), la Comisión Nacional Forestal (Conafor), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND) y la Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza), resaltó.

En la reunión virtual participaron el titular de la Conafor, León Jorge Castaños Martínez, y los representantes de la Agenda 2030 de la Oficina de Presidencia, Gemma Santana Medina, y de las instancias que conforman el Comité Técnico que acompañarán a la Secretaría de Agricultura y a Conservación Internacional México para el desarrollo del Proyecto GEF.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Crece producción y exportación de lechuga

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La producción de lechuga en México creció 4.5 por ciento en 2020, al totalizar 539 mil toneladas de la hortaliza, superior a las 516 mil de un año previo, mientras que las exportaciones presentan una tendencia al alza, de acuerdo con las cifras del SIAP de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Con base en datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) detalló que en 2017 se tuvo una producción de 481 mil toneladas, un año después aumentó a 486 mil y en 2019 alcanzó 516 mil toneladas, lo que representa una tasa de crecimiento media anual del 3.6 por ciento.

La Lactuca sativa L -mejor conocida como lechuga- es una planta herbácea de sabor suave, que por lo general es de color verde intenso y se va aclarando hacia el tronco y oscureciendo hacia la punta de la hoja.

Alrededor del mundo existen una gran variedad de lechugas comerciales. En México, las más producidas son la Romana y la Orejona, quienes en su conjunto aportan 98 por ciento de la cosecha nacional, aunque también se producen las variedades Baby leaf y Escarola.

El cultivo se produce en 21 estados del país. Al cierre del año agrícola 2020 Guanajuato fue la principal entidad productora, con una participación de 27.3 por ciento; seguido de Zacatecas, con 17.8 por ciento, Aguascalientes con 14.8 por ciento y Puebla, con 14.2 por ciento.

La producción de lechuga en México permite que esta verdura se encuentre disponible durante todo el año, pero hay mayor disponibilidad de ella en dos periodos: de febrero a abril y de julio a agosto.

Gracias al trabajo de las y los productores mexicanos, nuestro país se colocó como el noveno productor de lechuga a nivel mundial, con una participación de 1.8 por ciento y una tasa media anual de crecimiento de 4.2 por ciento.

En promedio, las exportaciones mexicanas de esta hortaliza fueron de 200 mil toneladas, con una tasa media anual de crecimiento de 11.4 por ciento en el periodo 2015-2020, indicó la dependencia federal.

El principal destino de exportación mexicana de lechugas en el periodo 2015-2020, fue Estados Unidos, con una participación de 98 por ciento y una tasa media anual de crecimiento de 11.3 por ciento, seguido de Canadá.

El cultivo de la lechuga comenzó hace dos mil 500 años. Los romanos tenían la costumbre de consumirla antes de acostarse después de una cena abundante para así poder conciliar mejor el sueño, por su efecto sedante.

Comerla con regularidad favorece la digestión, es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales, además de que posee propiedades diuréticas, por lo que es útil en el tratamiento de enfermedades como la cistitis e infecciones urinarias.

Continuar leyendo

Agricultura

Se normalizarían lluvias en junio

Published

on

Zacatecas, Zac.- Hasta los meses de junio y julio podría regularizarse la temporada de lluvias en el estado, mitigando las consecuencias que ha dejado en el ganado y apicultura.

En el reporte trimestral de la Comisión Nacional del Agua, en el mes de mayo se tendrá un 50 por ciento menos de lluvias de acuerdo al registro de años anteriores. Destaca que en el 2020 en este mes se tuvieron 83 por ciento menos de precipitaciones pluviales.

Este mes en los municipios de Valparaíso, Fresnillo, Jerez, Susticacán, Nochistlán y Apozol se registrarían lluvias normales.

 

Junio

El año pasado se registró un déficit de lluvias de hasta un 84 por ciento, pero este 2021 se esperan precipitaciones pluviales normales sobre todo en la parte norte y centro del estado.

En sectores del norte del estado, se tendría un ligero déficit de lluvias, que son los municipios de Melchor Ocampo, Mazapil, El Salvador. 75 % de sus lluvias normales.

En el resto del estado se esperan lluvias por arriba de las normales, esto debido a que el 1 de junio inicia la temporada de ciclones tropicales en el Atlántico.

 

Julio

Julio sería el mes más lluvioso de la temporada, así como el año pasado, que llovió un 131 por ciento más de lo registrado en el histórico.

 

Continuar leyendo

Agricultura

Producen suficientes flores para el 10 de mayo

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. -La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural informó que la producción nacional de las flores ornamentales preferidas para la celebración del 10 de Mayo está garantizada con 32 millones 042 mil gruesas de crisantemo, rosa, gladiola, clavel, aster, lilium, gerbera, nardo y girasol, al cierre del ciclo agrícola 2020.

Con motivo de esta celebración, la dependencia federal reiteró su llamado a la población en general a comprar flores en los mercados locales y tianguis para impulsar a los comercios y productores de pequeña escala que ponen sus mercancías al alcance de todos.

En el país se cultivan distintas variedades con formas, colores y aromas agradables y son de gran demanda para obsequiar durante las celebraciones que tienen lugar en México, entre ellas el “Día de la Madre”.

 

De acuerdo con cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), los floricultores mexicanos generan al menos 41 clases de flores que cubren una superficie anual de aproximadamente 14 mil 750 hectáreas, distribuidas en 20 entidades federativas.

Destacan la flor de crisantemo, la de rosa y la de gladiola, por la derrama económica que genera su producción. En 2020, éstas alcanzaron un valor de producción de cuatro mil 748 millones de pesos y 25.5 millones de gruesas, destacó.

En el caso de la flor de crisantemo, en 2020 el Estado de México aportó mil 587 millones de pesos, 87.8 por ciento del valor nacional, con lo que se colocó en el primer lugar en la explotación del ornamental, mientras que Puebla, San Luis Potosí, Morelos, Tlaxcala y Guerrero, aportaron el resto de la cosecha.

El Estado de México se situó también como líder en la producción de rosa, al generar en 2020 un valor de producción de mil 289 millones de pesos, 71.3 por ciento del total nacional.

Le siguieron Puebla, Querétaro y Morelos, que en conjunto aportaron 469 millones de pesos, lo que significó el 26.0 por ciento de la producción nacional, señaló la dependencia federal.

La flor de gladiola se cultiva en México tanto en el ciclo  primavera-verano como en el de otoño-invierno; nuevamente, el Estado de México se posiciona como entidad líder productora.

Tan sólo, en el ciclo primavera-verano 2020 registró las mayores cosechas del país con 311 millones de pesos, lo cual representó 27.4 por ciento del total logrado.

Puebla, Morelos y Michoacán, siguieron al Estado de México, en orden de importancia; en 2020 tuvieron, en conjunto, 655 millones de pesos, 57.8 por ciento de todo el valor de producción generado en el territorio nacional.

La gerbera se produce en el Estado de México, destina una superficie sembrada de 114 hectáreas, la cual produjo un millón 279 mil gruesas y generó un monto de 242 millones de pesos.

Mientras que en seis entidades se produjo el nardo y sobresalieron por su derrama económica: Morelos, con 44 millones de pesos; Estado de México, 17 millones de pesos, y Guerrero, ocho millones de pesos; en conjunto generaron 83.2 por ciento respecto del total nacional (83 millones de pesos).

En México, se cosecharon 582 hectáreas de girasol, de la que se obtuvo un volumen de 258 mil 604 gruesas; Estado de México, 196 mil 075 gruesas; Baja California, 59 mil 457, y  Morelos, tres mil 072. En conjunto generaron 69.4 millones de pesos, de los cuales el Estados de México aportó 79.7 por ciento.

En cuanto a la producción de clavel, especificó que el año pasado se obtuvo una producción de cuatro millones 462 mil 807 gruesas con un valor de 661 millones de pesos; en el caso de flor de aster, se alcanzaron seis millones 486 mil 413 manojos por 444 millones de pesos, y para el lilium fueron 798 mil 473 gruesas por 235 millones de pesos, así como 51 mil 530 manojos por 29.9 millones de pesos.

De acuerdo con el sector floricultor nacional, nuestro país es el tercer productor del mundo de plantas ornamentales y Xochimilco, localizado en la Ciudad de México, juega un papel importante en esta actividad productiva.

Datos del SIAP señalan que en las alcaldías de Xochimilco y Tláhuac se siembra una superficie de aproximadamente 40 hectáreas de tierra de cultivo de flores de la temporada, donde se producen anualmente alrededor de un millón 400 mil plantas.

Continuar leyendo

Más vistos

Copyright © 2020 Periódico Mi Tierra.