Contáctanos

Agricultura

Conagua mejora programa de infraestructura hidrológica  

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – Con el fin de contribuir a que los usuarios del sector hidroagrícola preserven y mejoren la infraestructura hidráulica, y con ello optimicen e incrementen su producción, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) estableció nuevas reglas de operación del Programa de Apoyo a la Infraestructura Hidroagrícola (S217).

Los nuevos estatutos, publicados ya en el Diario Oficial de la Federación, establecen acciones dirigidas a mejorar y preservar la infraestructura hidroagrícola mediante el financiamiento público, realizado en coordinación con los usuarios de los distritos y unidades de riego, así como con los de los distritos de temporal tecnificado, dando una atención particular a los productores agrícolas, cuyas parcelas, estando dentro de estas áreas, pertenecen a Zonas de Atención Prioritaria.

El Programa de Apoyo a la Infraestructura Hidroagrícola está integrado por tres subprogramas dirigidos a la rehabilitación, tecnificación y equipamiento de distritos de riego, distritos de temporal tecnificado y unidades de riego, así como un subprograma para apoyos especiales y estratégicos.

De acuerdo con las reglas, los apoyos económicos destinados a los distritos de riego se podrán aplicar  en acciones para rehabilitar o tecnificar infraestructura hidroagrícola, relocalizar y reponer pozos, controlar maleza acuática en presas, canales y cuerpos de agua, instalar drenaje superficial o subterráneo, tecnificar sistemas colectivos de riego, sustituir fuentes de energía convencional por renovables, adquirir maquinaria y herramienta agrícola e instalar o modernizar sistemas de medición volumétrica, entre otras alternativas de conservación, modernización y mejora.

El financiamiento para distritos de temporal tecnificado podrá dirigirse para obras de riego suplementario; adquirir e instalar equipo de medición y automatización en plantas de bombeo, pozos profundos, tomas directas y obras de derivación; construir y equipar casetas de control y protección para las obras señaladas, así como para proyectos ejecutivos y acciones de supervisión.

Para unidades de riego se contempla el financiamiento público de proyectos ejecutivos y estudios para la construcción de infraestructura hidroagrícola, y acciones de supervisión, rehabilitación y tecnificación de infraestructura hidroagrícola y de riego; adquisición de maquinaria y equipo para su conservación y operación; acciones de control de maleza acuática; asesoría o acompañamiento técnico para proyectos en zonas de atención prioritaria, así como estrategias que mejoren la organización y fortalecimiento de unidades de riego.

Asimismo, en las reglas de operación se incluye un componente de apoyos especiales y estratégicos cuya meta es contrarrestar eventos y circunstancias que pudieran afectar la infraestructura hidroagrícola, poner en riesgo a la población o generar pérdidas materiales, alterar el orden social o económico así como limitar los servicios de riego y drenaje.

De manera especial, en las reglas de operación se estipula que se deberá establecer una coordinación interinstitucional entre la Conagua y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), con el fin de evitar duplicidad de apoyos.

Lo anterior, bajo el principio de que la infraestructura hidroagrícola es esencial para alcanzar los objetivos nacionales en materia de seguridad alimentaria, derechos humanos, igualdad de género, agua para las poblaciones rurales y para fomentar el arraigo al campo, así como el acceso a las comunidades y a la infraestructura en el medio rural.

Finalmente, para garantizar la integridad de los proyectos, en las reglas de operación también se formalizan los criterios para establecer la conclusión de los proyectos, elementos de auditoría, control y seguimiento, recursos de evaluación, internos y externos, así como acciones de transparencia.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agricultura

Inicia  funciones el Consejo Académico Agro de Jalisco

Published

on

GUADALAJARA, JAL. – Con el objetivo de sumar al desarrollo del sector rural del estado, se concretó la conformación del Consejo Académico Agro de Jalisco (CAAJ) integrado por diversas universidades.

Esta instancia, congregada por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER-Jalisco), busca aprovechar el conocimiento de la academia para establecer políticas públicas y planes de acción específicos en las cadenas productivas.

“El objetivo es consultar, proponer, opinar e informar sobre oportunidades en beneficio del campo de Jalisco”, destacó Carlos Salinas Osornio, director de Vinculación e Inteligencia Comercial, de la SADER estatal, quien fungirá como secretario técnico del CAAJ.

Agregó que si ben muchas de las universidades desarrollan actualmente acciones en favor del sector, la intención es aglutinar los esfuerzos para trabajar de manera transversal en la toma de decisiones que permitan la consolidación del sector productivo en lo que respecta a sustentabilidad, sanidad, inocuidad, capacidades productivas, desarrollo regional y territorial, innovación, capacitación y valor agregado, entre otros temas.

En la primera sesión, realizada de manera virtual y presencial, se contó con la asistencia de representantes de diversos centros universitarios de la Universidad de Guadalajara (CUCBA, CUCEA, CUCEI, CUALTOS, CUSUR, CUNORTE, CUCS), Enterprise Forum México, la Universidad Autónoma de Guadalajara, el Tec de Monterrey, Universidad Enrique Díaz de León, Universidad del Valle de Atemajac (Univa), Instituto Tecnológico y de estudios Superiores de Occidente (Iteso), IPADE y la Universidad Panamericana (UP).

El funcionario reiteró que se trabajará con base en agendas comunes y en relación directa con los representantes de las cadenas productivas.

“Vamos a hacer un plan de proyección en el tema del agave. Debemos hacer un plan de acción, desarrollar un proceso para aterrizar con todos los integrantes de esta cadena productiva, en cuestión de ordenamiento, propuestas de desarrollo, investigación. Hay mucho que se puede aportar desde la academia”, destacó Salinas Osornio.

Carlos Beas Zárate, rector del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), manifestó su beneplácito ante la posibilidad de trabajar coordinadamente con la SADER-Jalisco, más allá de los proyectos que ya se tienen en marcha derivados de la firma de un convenio de colaboración, y otras universidades.

“Por primera vez en la historia se desarrolla una agenda de esta naturaleza. Si no se acompañan las políticas públicas con la parte técnica y académica, no se puede trascender al desarrollo. Debemos hacer algo para prepararnos ante tiempos complejos para las futuras generaciones”, advirtió.

Por su parte, Andrés Cárdenas Leaño, de la UAG, se pronunció en favor de la iniciativa que contempla “la transfusión de tecnología y capacitación” para garantizar el desarrollo del sector agro. “Estamos listos como institución para participar; unidos haremos una diferencia”.

Continuar leyendo

Agricultura

Fortalecen al sector semillero

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural fortalecerá este año al sector semillero nacional, con el fin de que los productores tengan a su disposición el mejor insumo para la siembra y, con ello, se avance en la autosuficiencia y seguridad alimentaria en el país.

Con la aprobación del Programa Nacional de Semillas 2020-2024, la Secretaría, por conducto del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), fortalece los programas y acciones orientados al bienestar de la población rural y la autosuficiencia alimentaria, a través de la vigencia de los mandatos legales para mejoramiento, producción, certificación y comercio de semillas.

Con el programa, publicado en el Diario Oficial de la Federación, se busca incrementar la producción nacional de semilla de calidad de variedades mejoradas que coadyuve a aumentar la productividad y competitividad, e implementar sistemas locales de producción de semillas nativas acorde a las necesidades de cada región, nicho ecológico o comunidad.

Además, impulsar la investigación para incentivar el desarrollo y uso de nuevas variedades mejoradas, que permitan una producción sustentable y resiliencia a factores naturales y fortalecer la rectoría del Estado en materia de producción y uso de semillas de calidad, así como construir una nueva gestión pública al servicio del campo con honestidad, ética, transparencia, austeridad y legalidad.

Para el logro de estos objetivos, se cuenta con un conjunto de instrumentos estratégicos, entre los que destacan una política integral de producción nacional de semillas para contribuir a la seguridad alimentaria.

Además, se tienen programas de Abasto de Semillas certificadas y sistemas locales de semillas nativas, que se implementarán en sinergia con los gobiernos estatales, que permitirán atender la demanda de este insumo.

Adicionalmente, se cuenta con programas de mejoramiento para generar nuevas variedades en los cultivos básicos (maíz, frijol, trigo y arroz), lo que también contribuirá a incrementar la productividad.

Otras herramientas disponibles son una serie de estrategias para fortalecer las capacidades normativas y operativas del SNICS para otorgar un servicio eficiente y oportuno de certificación de semillas, y la operación del Sistema Nacional de Semillas, que permite coordinar los actores participantes en la cadena de valor del insumo.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a través del SNICS y la participación de otras instancias federales, dará seguimiento a la implementación de las estrategias prioritarias y acciones puntuales, así como al cumplimiento de los objetivos prioritarios establecidos en el Programa Nacional de Semillas 2020-2024.

 

Continuar leyendo

Agricultura

Contienen entrada de mosca del Mediterráneo

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO. – El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) informó que las acciones de control y erradicación contra la mosca del Mediterráneo Ceratitis capitata (Wiedemann) en territorio chiapaneco resultaron efectivas, pues disminuyeron la población de la plaga a niveles manejables y dejaron de representar un riesgo mayor para la producción agrícola.

La directora del programa Moscamed, Maritza Juárez Durán, confirmó que con base en la instrumentación del Dispositivo Nacional de Emergencia (DNE), la colaboración del gobierno del estado y del sector productivo se ha contenido el avance de la plaga, y en gran parte del territorio chiapaneco se han cumplido entre dos y tres ciclos biológicos sin que se detecten nuevos especímenes.

Indicó que si bien la plaga ha sido replegada de manera exitosa a la frontera con Guatemala, aún existen territorios donde hace falta instrumentar acciones fitosanitarias, principalmente en zonas donde los pobladores han impedido el acceso de los técnicos del organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Precisó que con el acompañamiento del gobierno estatal se busca concientizar a este sector de la sociedad para que permita llevar a cabo las medidas de control mecánico, químico y biológico correspondientes.

De acuerdo con datos del Senasica, de enero a octubre de 2020, los técnicos mantuvieron en operación permanente en Chiapas alrededor de 16 mil trampas, tres mil 500 más que en 2019, las cuales fueron revisadas 425 mil 922 ocasiones, 30 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado.

Con el trampeo, los especialistas identificaron que el mayor número de incursiones se concentró en el área cafetalera, por lo que las acciones de control químico, mecánico y biológico se dirigieron principalmente a esa área.

Se instalaron 251 mil 673 Estaciones Cebo, las cuales utilizan atrayentes específicos a base de proteína de origen animal para atrapar a las moscas. Adicionalmente, se destruyeron 551 mil 054 kilogramos de frutos hospedantes de la plaga.

El personal técnico ha realizado aspersiones terrestres de producto orgánico en 139 mil 246 hectáreas y aéreas en 31 mil 971 hectáreas.

Como parte de la estrategia de erradicación, se han liberado 20 mil 248 millones de moscas del Mediterráneo estériles, 14 mil 932 millones producidas en la planta de cría y esterilización Moscamed, ubicada en Metapa de Domínguez, Chiapas, y cinco mil 316 millones procedentes de la planta El Pino, Guatemala.

También, como método de control biológico, se liberaron 882 millones de avispas parasitoides Diachasmimorpha longicaudata, las cuales son enemigas naturales de la mosca del Mediterráneo. Esta cifra es cuatro veces mayor que la registrada en el mismo periodo de 2019.

El parasitoide fue liberado en más de 31 mil hectáreas en los municipios de Chicomuselo, Ocosingo y La Independencia, Chiapas, lugares con altos registros de larvas de la plaga, y que son de riesgo por ser áreas extensas  de producción de café.

Cabe recordar que a partir del 21 de septiembre, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF) del DNE, las medidas de erradicación fueron ampliadas a 35 municipios del estado, con lo cual también se estableció la regulación de la movilización de productos vegetales en un sector de 7.2 kilómetros cuadrados.

Para evitar que productos hospedantes de la plaga salgan del área cuarentenada, 82 oficiales del Senasica y 24 técnicos de los Comités de Sanidad Vegetal y de Protección Pecuaria de Chiapas laboran en 13 Puntos de Verificación Interna, en las principales zonas de riesgo.

Gracias al trabajo de técnicos y productores hortofrutícolas, México tiene un estatus fitosanitario privilegiado, ya que es libre de más de 900 plagas exóticas de importancia cuarentenaria, incluida la mosca del Mediterráneo, considerada como una de las más devastadoras a nivel mundial por su capacidad de dañar a más de 200 especies de frutas y hortalizas.

Nuestro país es considerado libre de esta plaga desde hace más de 30 años, situación que impacta positivamente a los agricultores del país, que cultivan más de 1.9 millones de hectáreas, con una producción anual de 21 millones de toneladas y un valor comercial estimado en 174 mil 287 millones de pesos.

Gran parte del éxito de esta labor proviene del trabajo de vigilancia epidemiológica que operan los técnicos de la Secretaría de Agricultura, quienes buscan permanentemente al insecto en todo el territorio nacional, por lo que cuando detectan un brote se implementan acciones de manera inmediata.

Prueba de lo anterior, es el seguimiento que se lleva a cabo en Manzanillo, Colima, lugar en el que en marzo de 2020 fue erradicado un brote de la plaga detectado en 2019. En ese lugar, el Senasica decidió mantener el Centro de Operaciones de Campo, el cual monitorea 307 trampas a las que se les realizaron más de cuatro mil revisiones, sin encontrar capturas de la mosca del Mediterráneo.

 

Continuar leyendo

Trending

Copyright © 2019 Periódico Mi Tierra.